Consejos antes de avalar una hipoteca

Publicado por Vanesa Sánchez, 22 Nov 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Ser avalista

Si algún conocido o familiar os ha propuesto que seáis avalistas de su hipoteca, debéis conocer muy bien los pros y los contras antes de tomar una decisión. 

LO QUE DEBES SABER...
  • ¿Ser avalista?: requiere de unas obligaciones que no todo el mundo sabe. Debemos estudiar bien el caso antes de firmar nada.
  • Qué es ser avalista: es la persona que ofrece la garantía del pago de la deuda en caso de que el titular no lo haga.
  • Problemas: si no pagamos la deuda que ha dejado el titular, tendremos que responder con nuestros bienes, nómina, casa, coche, etc., e incluso podemos aparecer en los listados de morosos.

 

Muchas personas son avalistas de otras sin saber realmente qué es lo que significa y qué papel juega un avalista de un préstamo o hipoteca.

 

Qué es ser avalista

Un avalista es la persona que está dando una garantía de manera personal a otra que ha solicitado algún tipo de préstamo, crédito o hipoteca. El avalista será la persona que se encargue de pagar esa deuda en caso de que no lo haga el titular de ese préstamo o crédito.

Como podéis comprobar hay una grandísima responsabilidad siendo avalista de otra persona, pues será quien asuma la deuda en caso de impago del titular.

Como norma general, se suele pedir un avalista a aquellos que quieran un préstamo, ya sea personal o hipotecario, y no cuenten con la solvencia suficiente para asumir esa deuda. Esa solvencia la marca el banco según cada perfil personal fijándose en varios aspectos como si tiene ahorros, si trabaja y el tipo de contrato que tiene, la edad del solicitante, importe del préstamo que ha solicitado, etc.

Una vez que el personal del banco haya estudiado cada caso en particular y se compruebe que el solicitante no cuenta con la solvencia mínima exigida, entonces se le solicitará un avalista para tener una garantía de cobro en caso de impago por su parte.

Qué debemos comprobar antes de ser avalista

Ante todo debemos pensar con la cabeza fría, da igual quien nos haya pedido el favor, porque en este sentido estaremos prestándonos como voluntarios a asumir una posible deuda. Estudiaremos atentamente el préstamo que nos están pidiendo avalar, comprobaremos la cantidad y de qué se trata.

Debemos tener en cuenta que en caso de que al final nos toque pagar la deuda será algo que tendremos que hacer mensualmente hasta el término de la duración del préstamo. Además, si no contamos con los recursos suficientes para hacer frente a ese pago, nos darán de alta directamente en el listados de morosos como pueden ser ASNEF o RAI, quedándonos ya registrados para futuras consultas de préstamos para nosotros mismos.

Incluso la entidad bancaria podría abrir un proceso judicial en contra nuestra, que puede llevarnos al embargo de la cuenta bancaria y de la nómina. Y si con esto no queda pagada la deuda también irán contra nuestros bienes personales, que pueden ser una casa o un coche.

Por todo esto debemos tener en cuenta ciertas cuestiones antes de firmar cualquier tipo de aval. 



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios