Gastos generales de una comunidad de vecinos

Publicado por Vanesa Sánchez, 30 Jul 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Gastos de una comunidad de vecinos

Como propietarios de un piso en una comunidad de vecinos, tenemos tanto derechos como obligaciones. El pago de la cuota es una de ellas.

LO QUE DEBES SABER...
  • Tipos de gastos generales de una comunidad de vecinos: hay dos tipos, los comunes y los extraordinarios.
  • Gastos comunes: los de mantenimiento del edificio como la limpieza, ascensores, seguros, administrador, luz, agua...
  • Gastos extraordinarios: los que se deben gastar por algún tipo de obra o reforma en las zonas comunes.

 

Pero, ¿sabemos realmente cuáles son los gastos generales de una comunidad de vecinos que pagamos con dicha cuota?

 

Gastos de las comunidades de vecinos

Existen dos tipos de gastos generales: los comunes y los extraordinarios.

Los gastos comunes son los necesarios para el mantenimiento del edificio. No se pueden individualizar, pero sí dividir. Estos gastos son los que corresponden a la limpieza, al mantenimiento de ascensores, los seguros, el administrador, etc. También se incluyen aquí la luz, el agua, la calefacción y los gastos municipales.

Para sufragar este tipo de gastos se utilizan, por una parte, las cuotas de los comuneros y, por otra, los ingresos logrados a partir del alquiler de un local o por la colocación de publicidad o antenas.

Los gastos extraordinarios, que han de aprobarse en la junta de vecinos, son aquellos que no tienen periodicidad y que son más altos que los previstos en los presupuestos para gastos comunes. Hablaríamos aquí de algún tipo de obra en zonas comunes que tengamos que llevar a cabo o algún tipo de imprevisto. 

¿Qué tiene que pagar cada vecino?

En primer lugar, hay que aclarar que todos los vecinos, utilicen o no servicios comunitarios, han de pagarlos.

Por norma general, la cuota se haya por un porcentaje basado en la superficie útil de cada piso o local, su ubicación, el uso que se podrá hacer de los elementos comunes y algunos otros factores. Pero esta forma de pago se puede cambiar, haciéndolo siempre si está previsto en el orden del día de la junta de vecinos y siendo adoptado por mayoría simple.

Los cambios más habituales suelen ser:

- Distribuir a partes iguales las cuotas.

- Establecer que algunos propietarios no tengan que pagar alguno de los gastos comunes, por ejemplo los locales.

- Modalidad mixta en la que unos pagos se hagan por cuota y otros a partes iguales.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios