Deducir los gastos de obra en una vivienda de minusválidos

Publicado por Vanesa Sánchez, 25 Jun 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Obras vivienda minusválidos

¿Tienes en casa una persona minusválida y necesitas hacer algún tipo de obra? Fíjate en este artículo tan interesante, pues puedes deducir los gastos que esto te ocasione.

LO QUE DEBES SABER...
  • Vivienda adaptada: las obras que hay que hacer suponen una inversión repentina y costosa para quien vive ahí.
  • Qué se puede deducir: dependerá del tipo de obras que se hagan, hay que cumplir ciertos requisitos como que estén certificadas o que se instalen dispositivos electrónicos.
  • Qué gastos se deducen de la renta: los que se hagan dentro de la vivienda o en la comunidad que afecten a escaleras, ascensores, puertas, etc.

 

Si has tenido que realizar algún tipo de obra en la vivienda para adecuarla a la persona con discapacidad que vive ahí, habrás tenido que generar una inversión que a priori no esperabas.

 

El coste de adaptar una vivienda

Generalmente las viviendas normales no están adecuadas para estas personas, por lo que habrá que realizar obras en las puertas, en el baño, etc. Todas estas obras suponen un coste que no se espera y que incluso es posible que no puedas asumir.

Debes saber que este tipo de obras se pueden deducir de la declaración de la renta. Pero en función de lo que hagas, porque esas obras deben de cumplir una serie de requisitos.

Requisitos para poder deducir los gastos de la obra

Según la normativa vigente, la deducción por obras de mejora en la vivienda para adecuación de una persona minusválida deben de cumplir una serie de requisitos:

- Las obras deben realizarse en el interior de la vivienda.

- Que estas obras modifiquen elementos comunes del edificio donde esté la vivienda, como las escaleras, ascensores, portal, pasillos, etc.

- Colocar algún dispositivo electrónico para mejorar la seguridad del discapacitado.

Además de lo anterior, estas obras tendrán que estar certificadas como “obras necesarias” para estas personas por el Instituto de Migraciones y Servicios Sociales o algún organismo competente en esta materia.

Las obras que se realicen serán para una persona discapacitada que resida en la vivienda, para su cónyuge o algún familiar que conviva con el contribuyente (hijo, padre o madre) de hasta tercer grado.

Da igual que la vivienda no sea propiedad del contribuyente, también sirve si es arrendatario o subarrendatario.

La cantidad máxima que se puede deducir es de 12.080 euros al año, pero esta cantidad es completamente independiente a otros tipos de deducción por inversión en vivienda. 



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios