Tipos de hipotecas

Publicado por Virginia González, 26 Oct 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Clases de hipotecas

La palabra hipoteca muchas veces suele crear tensión y dudas a su alrededor. Esto sucede muchas veces por el desconocimiento de los tipos de hipotecas que hay.

LO QUE DEBES SABER...
  • Según duración: hipoteca de larga (30-40 años) o de corta duración (1-7 años).
  • Según tipo interés: si es fijo, todos los meses se paga lo mismo. Si es variable, dependerá del valor del euríbor.
  • Hipotecas con carencia: pensadas para los jóvenes, los primeros años el hipotecado no paga.

 

En España hay una gran tipología de hipotecas con diferentes condiciones que a veces es beneficioso porque se adaptan a las características personales de cada hogar, pero otras veces causan inquietud a quienes las contratan, por el desconocimiento. Para despejar todas vuestras dudas hemos elaborado este artículo.

 

Qué hay que saber de las hipotecas

Antes de conocer los diferentes tipos de hipotecas que existen, es importante aclarar qué son exactamente.

Lo primero es saber que en cada país (o incluso en cada banco) rigen unas condiciones diferentes en cuanto a interés, plazos de amortización, etc. Por lo que será conveniente que os informéis de las leyes y de las condiciones que tienen en varios bancos.

Tened también clara la cantidad de préstamo a elegir, que no sea excesivamente alta, sino la adecuada para adquirir el inmueble. En el caso de las viviendas, lo ideal es que conozcáis el valor de tasación de la vivienda, para saber su valor real y pedir el préstamo conveniente.

También tened en cuenta cuánto ganáis y si realmente el crédito, la cantidad y el plazo de amortización se ajustan a esa realidad. El porcentaje mensual que paguéis, no deberá ser superior al 30% de lo que ganáis, y sobre todo pensad si vais a poder pagarlo en el plazo indicado.

Clases de hipotecas

Hipotecas según tipo de interés: tenéis dos, la de interés fijo y la de interés variable. Las hipotecas de interés fijo son las que menos riesgo tienen, ya que no variarán nunca. Si queréis saber siempre la cantidad que tendréis que pagar, esta es vuestra mejor opción. Las de interés variable son las más generalizadas y ofrecidas por los bancos en la actualidad. El coste a pagar depende del euríbor (un índice que determina el valor que tienen que tener las hipotecas), que a su vez depende del mercado. Tiene la ventaja de que en ocasiones os puede resultar más económico que la de interés fijo, pero estaréis sujetos siempre a los cambios que haya en el mercado.

Hipotecas según su duración: existen las de larga duración, en las que tenéis préstamos de 30 a 40 años y a las que suelen acogerse los más jóvenes, y las de corta duración, que suelen adquirirse para compras “menores”, como ordenadores o coches y que suelen durar de 1 a 7 años.

Hipotecas subrogadas: aquellas en las que se realiza una subrogación, es decir, un cambio del préstamo de una entidad financiera (o incluso persona) a otra. 

Hipotecas con carencia: son las mejor pensadas para jóvenes, en ellas se ofrece la posibilidad de que durante un periodo de tiempo (de 1 a 3 años) el hipotecado no pague nada.

Hipotecas cualificadas: préstamos concedidos por organismos públicos a través de los bancos y que suponen un interés muy bajo.

Hipotecas flexibles: son de las más extrañas, ya que se ajustan a las necesidades de los hipotecados.        

Hipotecas multidivisas: son muy parecidas a las de interés variable, pero se fijan en otros mercados. Tienen la ventaja de que son intereses bajos y la desventaja de que se asumen riesgos muy altos con los cambios que pueda haber.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios