Cómo funcionan las fianzas de los alquileres

Publicado por canalHOGAR, 16 Ago 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Fianzas en alquileres

Desde el inicio de la crisis, los propietarios que alquilan sus viviendas han ido exigiendo requisitos más exigentes a sus inquilinos. Entre ellos destacan los meses de fianza que sirven para compensar en caso de impago de las cuotas o ante desperfectos de la vivienda. A continuación te contamos cómo funcionan estos depósitos de los alquileres.  

En ocasiones, el desconocimiento con respecto a las fianzas de los alquileres puede ocasionar un enfrentamiento entre inquilinos y propietarios. Por ello es importante saber cómo funcionan, para qué sirven y cómo se pueden reclamar una vez que termine el contrato de alquiler.

 

Propósito de las fianzas

La fianza es una garantía que tiene el propietario para poder asegurar que el arrendatario cumpla con el contrato firmado por ambos. Podría decirse que es como un colchón de seguridad para el arrendador. 

Así, la fianza es el pago de una cantidad de dinero, normalmente una o varias mensualidades, con la que el dueño de la vivienda tiene garantizados tres puntos:

- En caso de que el inquilino no pague alguna de las mensualidades, esta fianza servirá como pago de la misma.

- Si el inquilino abandona el inmueble de forma repentina, este dinero se puede utilizar para liquidar las facturas de luz, agua y gas que haya pendientes.

- La fianza también se puede utilizar para reparar algún desperfecto o sustituir algún mueble u objeto. Es importante destacar que el casero nunca puede reclamar al residente el coste de pintar la casa, por la limpieza de la misma o por la reparación de algo que ya se entregó en malas condiciones.  

 

 

Reclamación de la fianza

El plazo habitual para que el propietario devuelva la fianza suele ser de 30 días. Este periodo de tiempo es más que suficiente para que el dueño compruebe el estado del piso. En este momento, si solicita al inquilino quedarse con parte del dinero para pagar las facturas, ambas partes deberán llegar a un acuerdo.

Cuando el inquilino crea que puede haber problemas con la devolución del dinero, es recomendable que envíe un burofax una vez haya entregado las llaves al dueño, junto con un aviso de que tiene el plazo de 30 días a partir de la entrega para devolver el dinero, especificando la cantidad reclamada y la forma en la que se debe abonar.

De esta forma, si transcurrido el plazo, el propietario no ha devuelto la fianza, el arrendatario podrá ir al juzgado para realizar la correspondiente reclamación a través del proceso monitorio. Los documentos a presentar en este proceso son:

- Contrato de alquiler y recibo de la fianza.

- Aviso de finalización del contrato.

- Burofax de la petición enviada.

- Extracto de la cuenta bancaria donde se supone que se tendría que haber devuelto la fianza.

Si te interesa alquilar una vivienda, no olvides cómo funcionan las fianzas de los arrendamientos y además, para vivir cómodamente, recuerda contratar un Seguro de Hogar MAPFRE que te ofrece todas las coberturas necesarias para solventar cualquier imprevisto. 

 

LO QUE DEBES SABER...
  • Cantidad: una o dos mensualidades. Solo para pagar desperfectos, alguna mensualidad sin pagar o las últimas facturas.
  • Burofax: para reclamar la devolución de la misma una vez hayan pasado los 30 días de plazo.
  • Proceso monitorio: si no os devuelve la fianza. A partir de 900 euros es necesario un abogado.


Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios