Piso de estudiantes: ¿cómo se hace un contrato?

Publicado por canalHOGAR, 17 Sep 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Alquilar piso estudiantes

¿Estás pensando en alquilar ese piso que tienes vacío a estudiantes? Si ya has analizado los pros y los contras, y te has decidido a convertir tu vivienda en un piso de estudiantes, debes saber cómo se hace un contrato.

Si tienes un piso vacío y cerca de algún centro de estudios o campus universitario, una buena opción es alquilarlo a estudiantes. Debes asegurarte que la vivienda cuente con el mobiliario básico y que esté en condiciones de ser habitado. Después de ello, es muy importante que decidas el tipo de contrato que vas a realizar, si por habitaciones independientes o todo el piso en general.

Contrato por habitación

Alquilar un piso de estudiantes de forma individual, es decir, por habitaciones es una de las opciones más habituales y presenta múltiples ventajas:

- Permite pedir diferentes cantidades de dinero según la habitación, ya que no es lo mismo una grande que otra más pequeña.

- Se evitan problemas entre los inquilinos, ya que éstos no tienen que preocuparse por si alguno se marcha y ver quién tiene que asumir el resto del pago.

- Se controla mucho más el número de personas que hay en el piso.  

- El plazo será el libremente pactado por las partes, sin prórrogas obligatorias para el propietario. Además decidirá la cuantía de la renta, forma de pago, etc.

Sin embargo, esta modalidad también presenta algunos inconvenientes, como por ejemplo el control de los gastos y la comunicación con los suministradores de energía si surge algún problema. Además, este tipo de contrato está fuera de la Ley de Arrendamientos Urbanos y cae bajo la regulación del Código Civil.

Contrato del piso completo

En un piso de estudiantes, también nos podemos encontrar con la modalidad de contrato de la vivienda entera. En este caso no se tiene en cuenta la gente que pueda vivir en el piso, ya que éste se alquila de forma completa. En este caso sí se rige por la Ley de Arrendamientos Urbanos. Entre sus ventajas destacan:

- El casero tendrá que estar menos implicado en las gestiones de la casa. Se puede acordar con una sola persona que realice el pago y no inquilino por inquilino.  

- Las facturas se pueden domiciliar con el nombre de esa misma persona, dejando en sus manos la gestión de los desembolsos.

- Se puede establecer en el contrato una temporalidad (por ejemplo el curso escolar), que de la otra forma no puede establecerse. Siempre que se especifique la causa de esa temporalidad se podrá hacer un contrato por menos de cinco años.

La principal desventaja de este tipo de contrato es el nulo control sobre las personas que entran o salen de la vivienda y por norma general, suele ser menos rentable, ya que el alquiler del piso en general será menor que de forma individual.

Lo recomendable es optar por la primera opción si son personas que no se conocen entre ellas y por la segunda si son amigos o compañeros de trabajo. En cualquier caso, no olvides pedir siempre una fianza o un aval para que en caso de impago o desperfectos puedas usar ese dinero para solventarlo.

¿Cómo es este tipo de contratos?

A la hora de elaborar tu contrato de alquiler no debes olvidar varios temas a tratar:

- La fecha en que se firma el contrato y los datos personales del inquilino y propietario.

- Determinar la duración del alquiler y el precio mensual. También las fechas y forma de pago.

- Datos del piso alquilado (dirección y descripción).

- No está de más incluir un inventario para que todo el mobiliario que se entrega quede registrado por escrito.

Como ves, convertir alguna propiedad que tengas en piso de estudiantes es una buena opción, pero deberás saber cómo se hace el contrato. Del mismo modo, para evitar sustos y tener tu casa protegida, no dudes en contratar un Seguro de Hogar MAPFRE. ¡Infórmate sobre todas las coberturas que te ofrecemos y elige las que más se ajustan a tus necesidades!

LO QUE DEBES SABER...
  • Alquiler individual: es recomendable para estudiantes que no se conocen entre sí. Se puede pedir más dinero en el alquiler por habitación.
  • Alquiler piso completo: para personas que se conocen, compañeros de estudio o trabajo. Menor implicación en gestionar la casa.
  • Fianza o aval: pedirlo siempre sea cual sea el tipo de alquiler, para cubrir posibles futuros desperfectos.


Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios