¿Qué es la inmótica?

Publicado por canalHOGAR, 02 Dic 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

 ¿Qué es la inmótica?

Si cuando has entrado al baño de un centro comercial, la luz se ha encendido a tu paso, ya has disfrutado de una de las funciones de la inmótica, entonces ¿qué es la inmótica? Es lo equivalente a la domótica, pero en el ámbito del sector servicios.

El tercer sector: hoteles, centros comerciales… pero también hospitales y colegios son los edificios objeto y sujetos de la inmótica. La respuesta a qué es la inmótica es sencilla, aunque encierra bastantes detalles para entender el alcance de la misma. Por inmótica se entiende el conjunto de tecnologías y avances aplicados al control, gestión y automatización inteligente de edificios no destinados a vivienda.

Las ventajas de la inmótica son disfrutadas por millones de personas en todo el mundo, ya que se trata de aplicaciones eminentemente públicas y que funcionan actualmente en el sector servicios. En tu vida cotidiana y en tu entorno más próximo, sin ni siquiera ser consciente, tú mismo disfrutas de las grandes ventajas de la aplicación de la inmótica.

Seguridad, confort y comunicación son los tres objetivos prioritarios que persigue la inmótica, junto con la eficiencia energética que, por su parte, se relaciona directamente con los tres anteriores. Escuelas, universidades, centros comerciales, restaurantes… y un larguísimo etcétera de edificios no destinados a vivienda disfrutan de las ventajas de la inmótica.

Desde la calefacción hasta la iluminación pasando por la ventilación o refrigeración son funciones de control efectivas que llevan a cabo los equipos y sistemas de automatización y control de edificios que se incluyen dentro de la inmótica. Entre los grandes beneficios de contar con este tipo de sistemas cabe señalar:

   • Conocimiento detallado del gasto energético y le uso real del edificio con datos objetivos y precisos.

   • Control del gasto energético, mediante las programaciones de funciones y rutinas de ahorro de energía dentro de un entorno integrado y complejo, basado en el conocimiento del gasto y las rutinas de uso.

   • Disminución del gasto de energía y de las emisiones de CO2, racionalización del gasto energético de la manera más inteligente y precisa.

La gestión técnica también se ve beneficiada con el uso de la inmótica; gracias a la aplicación de sistemas concretos se obtiene valiosa información relacionada con el funcionamiento, el mantenimiento, los servicios y la gestión de edificios; la capacidad que proporciona la inmótica para el registro de tendencias, generación de alarmas y diagnóstico del consumo de energía innecesario es básico y clave para lograr objetivos de eficiencia energética.

Tres son los tipos de funciones dependientes de la inmótica y que tienen efecto directo sobre la eficiencia energética:

   1. Funciones de regulación automática

En este capítulo se incluye la regulación de calefacción y refrigeración, la de la ventilación y del aire acondicionado, el control de la iluminación y el de las persianas o elementos similares como toldos o pérgolas.

   2. Funciones de automatización y control de edificios

Adaptación centralizada del sistema de automatización de edificios a las necesidades del usuario, por ejemplo, programas horarios, puntos de consigna, entre otras muchas aplicaciones prácticas y muy útiles para mejorar el servicio y la experiencia del usuario.

   3. Funciones de gestión técnica de edificios con funciones de eficiencia

energética

Entre estas utilidades destacan la detección de fallos de los edificios y sus sistemas técnicos y prestación de soporte para el diagnóstico de estos fallos, presentación de la información sobre el consumo de energía, condiciones interiores y posibilidades de mejora.

Saber qué es la inmótica, sus principales aplicaciones y funciones en la actualidad cotidiana, te permite ahora observar tu entorno con otros ojos y descubrir en cada detalle su ventajosa aportación. La mejora en la eficiencia energética es, sin duda, uno de los principales y más apreciados valores que permite la aplicación de la inmótica al entorno de los edificios de no vivienda.

El ahorro energético, la consecuente reducción del gasto y la contribución inmediata al cuidado del planeta hacen de la inmótica sea muy valorada en la gestión de edificios del sector terciario por colaborar además activamente en su seguridad, su mejor mantenimiento y gestión. Valores y funciones, muy deseables y de los que disfrutas con el Seguro de Hogar MAPFRE: protección y seguridad en tu entorno más próximo y ante los incidentes más comunes, con una gestión de las situaciones cómoda e inmediata.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos