5 accidentes habituales en casa

Publicado por canalHOGAR, 31 Ene 2017

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Pies de un hombre descalzo bajando escaleras

Conoce cuáles son los peligros más comunes del hogar y cómo evitarlos

El hogar es uno de los lugares donde más protegidos nos sentimos, pero también uno de los sitios donde hay un mayor riesgo de accidente. En casa nos sentimos seguros y es por esa razón por la que a veces nos despreocupamos de ciertos riesgos que pueden causar algún tipo de problemas.  La cautela y el sentido común son las recomendaciones básicas para evitar sufrir uno de los accidentes habituales en casa

Hay que tener en cuenta que no todos estamos igual de condicionados a sufrir un accidente en el hogar. Los colectivos más propensos a sufrir este tipo de infortunios son los menores, los ancianos y las amas de casa. La falta de noción sobre qué es peligroso es la clave que hace que los niños de menos de 5 años sean un grupo de riesgo, por lo que la forma de prevenir posibles problemas es informando desde una temprana edad de los peligros que puede haber en casa. Las personas mayores de 65 años sufren en gran medida accidentes en el hogar debido a su disminución de las funciones locomotoras, es por este motivo que tener la casa adaptada ayudará a reducir el riesgo. Por último, las personas que dedican un tiempo importante de su jornada a cuidar del hogar son más propensas que otros grupos poblacionales, debido a que pasan más tiempo en este ambiente y a su continuo uso de los aparatos eléctricos.

Para minimizar las posibilidades de sufrir un accidente en casa, es preciso conocer qué tipo de peligros son los más frecuentes en el hogar:

Golpes y caídas.

Los menores y las personas de una edad avanzada son el grupo de personas más proclive a este tipo de accidente. Las carreras y juegos hacen que a veces los más pequeños del hogar no presten atención al suelo, siendo la causa de algunos accidentes.

De igual modo, la menor fortaleza de los huesos es otra de las claves por las que las personas mayores sufren caídas al realizar algún esfuerzo en casa, como puede ser subir o bajar las escaleras.

El mayor número de caídas en adultos se produce en el baño y son consecuencia de resbalones debido a que ha caído algo de agua y el suelo está muy deslizante. Para prevenir este tipo de accidentes hay que prestar atención a los posibles escalones que presente el hogar y limpiar rápidamente todo líquido que se vierta sobre el suelo. De igual manera, si se acaba de fregar es recomendable dejar un tiempo de secado para evitar resbalones.

 

 

Quemaduras.

Provocadas por el contacto directo con fuentes de calor. El sistema de calefacción es uno de los focos de este tipo de accidentes debido a las altas temperaturas que pueden llegar a alcanzar algunos radiadores o calefacciones. Por esta razón hay que prestar atención y no cubrir nunca este tipo de objetos, pues puede llegar a quemarse y causar un fuego.

Este tipo de consejo también es aplicable a fuentes de calor directa como chimeneas, donde hay que extremar la precaución.

De igual modo hay que tener cuidado al cocinar, pues el aceite hirviendo puede causar quemaduras muy importantes. Por ese motivo se aconseja disponer de una tapa y cubrir la comida mientras se hace, especialmente si se está friendo.

Asfixia o atragantamientos.

En niños pequeños puede surgir la posibilidad que introduzcan en su boca objetos peligrosos que pueden causarles asfixia. Para prevenir este tipo de sustos lo mejor es observarles cuando juegan y no dejar al alcance de su pequeña mano objetos de un tamaño reducido que puedan ser ingeridos.

Igualmente, es conveniente avisarles desde una temprana edad que jugar con bolsas en la cabeza no es divertido y puede causar problemas. Por otro lado, el atragantamiento se produce cuando una pieza de comida se aloja en el tubo digestivo. Las casusas principales son una excesiva velocidad al comer, la introducción de trozos de alimento demasiado grandes y hablar con la boca llena. En esta ocasión los consejos de seguridad están estrechamente relacionados con la educación en el mantel, donde se prima una comida reposada y dialogando únicamente cuando se tenga la boca vacía.

Electrocuciones.

Este tipo de accidente tiene más posibilidades de suceder cuando el sistema eléctrico es viejo o está en mal estado. Sobrecargar un enchufe conectándole varios aparatos a la vez o cambiar una bombilla sin haber apagado antes la electricidad del hogar son algunos de los riesgos más comunes.

Un lugar donde este tipo de accidente tiene una mayor posibilidad de producirse es en el cuarto de baño, al ser una zona donde la humedad es más alta y aumenta la posibilidad de manipular objetos con las manos mojadas. Como es sabido, el agua es un buen conductor de la electricidad y cualquier electrodoméstico conectado a la corriente debe de ser usado con la piel seca para evitar riesgos de electrocución, uno de los accidentes habituales en casa.

Hay que reseñar también el peligro que entraña introducir objetos metálicos por los enchufes. Para evitar que la curiosidad del infante de la casa termine en tragedia, hay que enseñar a los niños desde pequeños que no hay que meter nada por los agujeros de los enchufes, llegando a ser recomendable instalar protectores especiales.

Intoxicaciones.

Aunque su proximidad haga que muchas veces no les prestemos atención, hay varios objetos en el hogar que en caso de ser ingeridos pueden dar lugar a un importante envenenamiento. Por esta razón hay que tener cuidado en no dejar los productos de limpieza, perfumería o insecticidas cerca de los alimentos.

Una vez más, una correcta educación de los más jóvenes nos ayudará a mitigar que en un acto de curiosidad ingieran alguno de estos productos y tener que realizar un lavado de estómago. Hay una serie de productos que si bien no son peligrosos si se ingieren en dosis correctas, su abuso puede dar lugar a intoxicaciones severas que incluso pueden derivar en la muerte. Nos estamos refiriendo a los medicamentos y al alcohol, cuyo consumo hay que realizar moderadamente. Por último, para evitar una visita al hospital es recomendable estar atentos a la fecha de caducidad de los productos, no comer alimentos que lleven mucho tiempo abiertos y lavar aquellos productos que se vayan a ingerir.

RECUERDA QUE:
  • La gran mayoría de los accidentes habituales en casa son evitables con un poco de concienciación y sentido común; sin embargo, hay veces que situaciones externas pueden causar sustos importantes.
  • Por esa razón es aconsejable contratar un Seguro de Hogar MAPFRE , que hará frente a cualquier imprevisto que suceda en la casa.


Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios