¿Cómo mantener nuestra casa segura si no tenemos alarma?

Publicado por CanalHOGAR, 29 Mar 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

¿Cómo mantener nuestra casa segura si no tenemos alarma?

Personas amigas de lo ajeno las hay en cualquier lugar y un robo en nuestra casa es una experiencia que seguro que ninguno de nosotros quiere vivir. Una alarma es, sin duda, la opción más fiable y efectiva para evitarlo pero, por su precio, no todos podemos permitírnosla. ¿Cómo mantener nuestra casa segura si no tenemos alarma? Aquí tienes algunas medidas sencillas y económicas que puedes adoptar.

¿Está protegida nuestra vivienda? ¿Cómo podemos mantener nuestra casa segura ante posibles robos? Ésa es la pregunta que muchos de nosotros nos hacemos, sobre todo, cuando se acerca el verano o los períodos de vacaciones, que es cuando sentimos que nuestra casa está más desprotegida frente a los ladrones.

Toda precaución es poca para evitar que personas malintencionadas entren en nuestra vivienda para llevarse todo lo tenemos de valor. Las alarmas y las cámaras de seguridad son, sin duda, el recurso más fiable cuando hablamos de proteger un domicilio. O, al menos, el que nos deja una sensación de mayor tranquilidad. Pero también son el más caro y distan de ser 100% efectivos. ¿Cómo mantener nuestra casa segura si no tenemos alarma? Realmente, son muchas las medidas que podemos utilizar para evitar atraer a los ladrones o, al menos, para disuadirles poniéndoles las cosas un poco más difíciles.

Puertas y ventanas bien cerradas

La primera de ellas, que no por obvia debemos dejar de mencionar, es comprobar que las puertas y ventanas están cerradas -si no siempre- al menos cuando abandonamos la casa o en momentos en los que estemos con la guardia baja, como puede ser mientras dormimos. Siempre que salgamos de casa, debemos cerrar con llave: aunque sólo vaya a ser un instante, esos minutos pueden ser los que los cacos utilicen para meterse en nuestra vivienda.

Además, no basta con verificar que nosotros cerramos, sino que también hemos de comprobar que puertas y ventanas están bien instaladas y en perfecto estado (que no haya huecos entre la parte baja de la puerta y el suelo, marcos levantados, cerraduras defectuosas, cristales rotos…).

Es recomendable revisar y actualizar las cerraduras de puertas y ventanas periódicamente. Con el uso, las cerraduras se desgastan y se vuelven defectuosas. Además, se acumula el número de personas que alguna vez han tenido acceso a nuestras llaves.

Puertas blindadas o acorazadas

A la hora de elegir una puerta de acceso a la vivienda, optaremos por un modelo blindado o acorazado. Está claro que los ladrones pueden utilizar otro sistema para entrar pero este tipo de puertas funcionan muy bien como medida disuasoria.

Si vivimos en un unifamiliar, el jardín se convierte en uno de los lugares clave para mantenernos seguros. Comprueba que todos los rincones del mismo estén suficientemente iluminados, de manera que no puedan usarse de escondite. Asimismo, y aunque puedan resultarnos poco estéticas, las rejas en el piso bajo son prácticamente imprescindibles en una vivienda de estas características.

Seguridad cuando estamos de vacaciones

Ante períodos vacacionales o temporadas en las que no vayamos a estar en casa, debemos ser precavidos y comunicar nuestra marcha sólo a las personas imprescindibles (cuantas menos, mejor) y nunca en medios de difusión masivo como las redes sociales. Además, mientras estemos fuera, lo mejor es que utilicemos mecanismos que den a los posibles ladrones la sensación de que la casa está habitada. Para ello, no debemos desconectar totalmente la electricidad (un timbre desconectado es un signo claro de ausencia) ni cerrar completamente las persianas. Para lograr este efecto de presencia humana con mayor realismo podemos servirnos de temporizadores automáticos que enciendan y apaguen las luces. También podemos recurrir a vecinos y amigos para que nos recojan las cartas o nos suban y bajen las persianas. 

Por si, a pesar de adoptar todas estas medidas, acabásemos sufriendo la desagradable visita de los ladrones, no está de más que contemos con un Seguro de Hogar MAPFRE que, aunque no pueda devolvernos nuestras cosas -con el valor sentimental que pudiesen tener- al menos, nos reembolse parte del dinero que valen los objetos que hemos perdido y de los daños que haya podido sufrir nuestro hogar.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios