Medidas de seguridad a tener en cuenta en la piscina

Publicado por Cristina Yáñez, 02 Ago 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Seguridad en la piscina y playa

En verano lo que más nos gusta es disfrutar del sol, de la playa y de la piscina. Pero para ello debemos seguir algunas pautas para no sufrir ningún accidente, sobre todo con los niños. Carlos Castañares, Socorrista en Piscinas e Instalaciones Acuáticas, nos da algunos consejos de seguridad para que estos días veraniegos sean perfectos.

LO QUE DEBES SABER...
  • Niños: tienen que estar acompañados de adultos y bañarse con algún tipo de material auxiliar para flotar.
  • Corte de digestión: deben pasar al menos dos horas después de comer para evitar sufrir un corte de digestión, cuyos síntomas principales son mareos, escalofríos y descenso de la tensión arterial.
  • Playa: siempre hay que respetar las banderas y extremar las precauciones con los más pequeños.

 

1. Los niños son sobre todo los que más disfrutan de la piscina, pero hay que estar constantemente vigilándolos porque pueden surgir accidentes imprevistos. ¿Qué medidas podemos tomar para mantener la máxima seguridad con los niños en una piscina?

Hay una serie de medidas o consejos básicos a la hora de ir con un niño pequeño a la piscina que deberían cumplirse pero no siempre es así. Por ejemplo, el pequeño siempre tiene que estar acompañado y bajo la vigilancia de un adulto responsable y siempre debe llevar material auxiliar que le permita flotar, es decir manguitos, flotadores, etc.

Además, en la piscina siempre hay que echarse crema solar, sobre todo a los niños. No correr por los bordes de la piscina es algo que hay que tener en cuenta, ya que suelen estar mojados y pueden hacernos resbalar. O no lanzar juguetes al agua, ya que podríamos dar a algún otro bañista.

Si hay piscinas infantiles o de bebés, ese es el lugar más seguro para los niños pequeños. En las piscinas grandes, los niños pueden bañarse solo en la zona en la que el adulto que esté al cargo haga pie.

Por último, debemos respetar la digestión y no meternos en la piscina justo después de comer.

 

2. Pero ¿y si vamos a la playa? ¿Qué precauciones debemos tener en cuenta si vamos con niños pequeños?

En una playa los peligros se multiplican, ya que es un entorno natural que no está controlado. Las precauciones deberían extremarse.

En el mar los niños pequeños no deben meterse al no ser que un adulto se bañe con ellos para evitar posibles accidentes. El pequeño siempre debe llevar material auxiliar que le permita flotar.

Es muy importante respetar las banderas: con la bandera roja está prohibido cualquier tipo de baño, con la amarilla debemos estar especialmente atentos y evaluar si las condiciones son adecuadas para el baño, y con bandera verde el mar es apto para el baño.

Además, al igual que en la piscina hay que respetar la digestión, no meterse en el mar justo después de comer, y utilizar crema solar.

3. Los padres también aprovechan muchas veces el verano para enseñar a nadar a sus hijos. ¿Cuál es la mejor forma de que aprendan a mantenerse en el agua?

La mejor forma de que los niños aprendan a nadar es apuntarlos durante el invierno a clases de natación. En el caso de que sean los padres los que enseñen a nadar a sus hijos, lo más importante es que los pequeños pierdan el miedo al agua. Para ayudarse en estas “clases” es recomendable usar algún tipo de material de apoyo, ya sea flotador, manguitos, burbuja, tabla, etc.

4. Como has mencionado antes, otro tema muy importante cuando vamos a la piscina es el de la digestión, pero muchas veces lo pasamos por alto. ¿Cuánto tiempo debe pasar en realidad para poder bañarnos? ¿Qué síntomas notamos si estamos sufriendo un corte de digestión? ¿Cómo debemos actuar en tal caso?

Durante la digestión, el sistema digestivo está en funcionamiento y en él se concentra la mayor cantidad del flujo sanguíneo, por lo que al resto del cuerpo llega menos sangre. Si en estos momentos entramos en contacto de repente con bajas temperaturas, la sangre se repartirá rápidamente por todo el cuerpo para evitar la pérdida de calor, por lo que podremos sufrir mareos o vómitos, es decir, un corte de digestión. Es por esto que bañarnos en una piscina fría nada más terminar de comer puede ocasionar este problema. Se suele recomendar esperar dos horas al menos para hacer la digestión, ya que es lo que se tarda de media en digerir una comida normal.

Los síntomas del corte de digestión provocan un gran malestar a quien lo sufre: retortijones y dolor de estómago, mareos y náuseas, piel pálida, descenso de la tensión arterial y pulso debilitado, que pueden provocar la pérdida de consciencia, escalofríos... En casos muy extremos, que en raras ocasiones se dan, estos síntomas pueden llevar a una parada cardiorrespiratoria.

En el caso de estar sufriendo un corte de digestión hay que abandonar el baño o el ejercicio, secar y tumbar a la persona con las piernas ligeramente elevadas para prevenir una lipotimia y vestir a la víctima o taparla con una toalla o sábana para mantener su calor corporal.

Es posible que después de estas acciones aparezcan vómitos y diarrea. En este caso, es necesario rehidratar a la persona con agua o suero y seguir una dieta blanda. El objetivo principal es que la persona repose y su tensión arterial se estabilice. Si el corte de digestión no es grave, el afectado se recuperará en un periodo de una a dos horas. En el caso extremo de parada cardiorrespiratoria, se deben comenzar las maniobras de reanimación y avisar a los servicios de emergencias.

5. También hemos oído siempre que es necesario ducharse antes y después de bañarnos en la piscina. ¿Es esto cierto? ¿Por qué debemos hacerlo?

Hay que ducharse antes de entrar en la piscina por tema de higiene y para aclimatar nuestro cuerpo, que es bastante importante.

A la salida de la piscina nos duchamos para quitarnos el cloro, ya que si es excesivo puede provocar irritaciones y rojeces en la piel.

6. En una piscina de uso particular somos nosotros mismos los que realizamos el cuidado de la misma. ¿Cuál sería el mantenimiento correcto? ¿Qué podemos hacer para que la limpieza sea la adecuada? (limpiafondos a diario, niveles cloro, etc.)

Para un correcto mantenimiento de la piscina debemos cumplir unos aspectos mínimos. Pasar el limpiafondos un día sí, un día no, controlar los niveles de cloro y de pH un par de veces al día, controlar que el nivel del agua sea el correcto y limpiar la superficie con un recogehojas.

7. Si se da la situación que estamos bañándonos y vemos a alguien que parece estar ahogándose, ¿qué podemos hacer para ayudar a esa persona hasta que llega el socorrista?

Si contamos con conocimientos básicos de salvamento acuático podemos sacar a la persona nosotros mismos, pero si no es así, debemos esperar a que llegue el socorrista y lo haga él.

Si no estamos seguros mejor no hacer nada, ya que es más fácil empeorar la situación que ayudar.

8. Y si somos nosotros mismos los que sufrimos algún tipo de lesión en el agua que nos impide movernos, ¿qué debemos hacer en esos momentos para no empeorar la situación?

Lo más importante y principal es mantener la calma, ya que así flotaremos mejor, no tragaremos agua y facilitaremos el trabajo a los socorristas.



Comentarios (2)

Juan comento el 21/05/2016 a las 19:04

Es obligatorio tener un cercado de tela metálica o similar alrededor de la piscina, cuando esta en un patio interior con puerta, que solo se abre cuando está la piscina en uso.
Zona de Castilla y León.

canalHOGAR comento el 26/05/2016 a las 10:53

Hola Juan. Si la piscina ya se encuentra en el interior de una propiedad privada y, tal y como dices, para acceder a ella debes tener la llave de la puerta, no es obligatorio que la piscina esté cercada. Un saludo

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios