Precauciones en el uso de calefactores y estufas

Publicado por Marta Leal, 27 Nov 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Medidas de seguridad con calefactores y estufas

Al llegar el frío, los aparatos de aire acondicionado los sustituimos por aparatos que nos den calor como son los calefactores y estufas, pero hay que tener cuidado y cumplir ciertas normas al utilizarlos, ya que pueden ser un grave peligro.

LO QUE DEBES SABER...
  • Consejos: revisar periódicamente que los calefactores y estufas estén en buen estado. No encenderlos mucho tiempo y alejarlos de cualquier material inflamable.
  • Aconsejable: el menos peligroso es el eléctrico, aunque también hay que seguir una serie de medidas de seguridad.
  • Evitar: recipientes con agua cerca que puedan derramarse, que los niños puedan manipular estos aparatos y que siempre estén en un sitio con ventilación.

 

Para ello vamos a seguir unas recomendaciones importantes, que se deben de utilizar desde el primer momento de la puesta en funcionamiento de una estufa o calefactor.

 

Tipos de estufas

- Eléctricas: son las más aconsejables por su seguridad.

Parafina: son bastante contaminantes y por eso solo se deben utilizar en espacios grandes.

- Gas: son peligrosas si no se utilizan adecuadamente, deben estar en sitios con ventilación y no utilizarlas mucho tiempo.

Si en cualquier momento sentís mareo, picor de ojos y olor, apagad el aparato rápidamente y llamad a un técnico. Siempre hay que mantener limpios los aparatos y revisarlos gradualmente.

Consejos para evitar incendios y contaminación

Cuando el aparato es eléctrico debemos revisar si el cable y enchufe están en buenas condiciones. El calefactor no debemos utilizarlo especialmente si la malla protectora se ha roto.

No sobrecargar los circuitos eléctricos, porque esto puede producir incendios, al igual que no poner nada por encima del calefactor, ni encima del cable. El aparato siempre debe estar en el suelo y no debemos tener cerca ningún recipiente con agua para evitar que se derrame encima.

Para cualquier aparato de gas, es recomendable que la habitación tenga ventilación, bien sea una rejilla o una ventana o puerta algo abierta, para que el monóxido de carbono salga. También podemos controlar el monóxido de carbono con un detector. 

Otra norma importante es que cualquier aparato de calor debe estar por lo menos a un metro de cualquier mueble, cortinas y sobre todo de materiales inflamables.

Por último y no por ello menos importante, es necesario prohibir a los pequeños manipular estos aparatos o que estén cerca de ellos. 



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios