Trucos de profesional para limpiar la cocina

Publicado por canalHOGAR, 04 May 2017

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Limpiar la cocina

No es posible limpiar la cocina a fondo y bien sin emplear tiempo y dedicación, pero si sabes algunos trucos profesionales y eres eficiente vas ahorrar en todos los sentidos con un resultado perfecto. Es sencillo.

Un poco de disciplina y dedicación, junto con un plus de organización van a permitirte limpiar la cocina empleando el tiempo justo y con los mejores resultados, además si usas tanto los productos adecuados como de la forma óptima ahorraras también dinero.

Cada cocina es diferente, pero todas precisan de una limpieza a fondo con cierta frecuencia para evitar que se deteriore y las partes de cada una de ellas son bastante similares por eso esta limpieza exprés, pero profunda en cuatro pasos también la puedes aplicar en tu cocina.

Antes de empezar recuerda los tips clave de toda limpieza de cocina.

  • Elige el momento adecuado para la limpieza, no debes tener prisa y tienes que estar descansado y relajado. Calcula que una limpieza a fondo te robará, al menos, dos horas en el caso de cocinas pequeñas. No te olvides de elegir ropa adecuada cómoda y resistente, recuerda que algunos productos de limpieza pueden ser muy abrasivos con los tejidos.
  • Reúne todos los productos de limpieza que necesitas. Como mínimo es recomendable contar con un producto para eliminar la grasa más fuerte e incrustada, una más suave para muebles y uno específico para cristales, piedra natural o los materiales presentes en tu cocina. No olvides  una fórmula para los cristales.
  • Las herramientas para la limpieza también tienen que estar a punto, no escatimes en bayetas, esponjas y trapos para limpiar, secar y abrillantar. Si tu cocina tiene muebles o zonas altas, necesitas una escalera. Los guantes de goma o látex son muy recomendables para proteger tus manos y evitar alergias.
  •  Si eres fan de los productos de limpieza y desinfectantes caseros prepáralos antes de la limpieza y tenlos a punto para el día elegido en cantidad suficiente y en recipientes adecuados, las pistolas pulverizadoras y rociadores suelen ser los más prácticos.

Elegido el día D y la hora H, ponte manos a la obra con tu limpieza a fondo, el resultado merece la pena y será duradero si no te saltas ningún paso.

Paso 1: mira hacia arriba

La forma correcta de limpiar para ser eficiente es desde arriba hacia abajo, eso significa que  empieces por el techo es el momento de descolgar la lámpara y limpiar el techo. Luego, sigue por la parte alta de los muebles que seguramente tendrán suciedad seca y bastante resistente. Primero ablanda y luego retira, para secar por último.

Si tienes mobiliario de cocina que llega hasta el techo, empieza por vaciar por completo estos, limpia el interior y si es necesario también el contenido antes de volverlo a meter en el mueble ya limpio y seco.

Termina la parte superior de tu cocina, sacando brillo a las puertas o al exterior de los muebles, ten especial cuidado con los tiradores, límpialos en profundidad y al detalle. Si son cromados, ojo con los productos agresivos no suelen tolerarlos.

Paso 2: azulejos

Bajo los muebles altos y antes de llegar a la encimera, lo más habitual es que tengas pared vista revestida con azulejo o pintura, limpia ahora esta zona según sea más adecuado. Los azulejos son muy fáciles de limpiar: aguantan muy bien cualquier tipo de producto desengrasante y agua, pero no te excedas en las cantidades y siempre seca. Para un brillo extra: frota con papel de periódico, infalible.

Si tienes estantes con plantas, botes de cocina, barras con herramientas o algo más sobre la encimera, es prioritario y necesario que las retires, desmontes y limpies pieza por pieza. Luego, la pared y con todo limpio y seco, vuelvas a montar. Si limpias por encima, no evitarás que se formen marcas muy antiestéticas con el paso del tiempo.

Un último detalle en la zona de la sobre-encimera: las juntas de los azulejos, no las ignores, si haces un mantenimiento adecuado de este espacio desde el primer día, disfrutaras muchos años de una cocina limpia y como nueva. El cepillo de dientes será tu gran aliado en esta limpieza tan detallista.

Paso 3: Encimera y muebles bajos

Lo normal es que la encimera de la cocina se limpie a diario, pero puedes aprovechar la limpieza general de la cocina para darle un repaso más profundo, un tratamiento antibacterias concreto y para insistir más en la zona de junta con la pared que suele acumular suciedad y grasa. 

No dudes usar la aspiradora en esta parte de la limpieza para eliminar restos de suciedad como migas de pan, pelusas y otros que suelen aparecer en la parte inferior de los muebles, también en posibles juntas superiores. Aspirar es la forma más rápida de quitar este tipo de suciedad y llegar a los rincones menos accesibles de tu cocina. Hazlo primero y luego, limpia con agua y jabón.

Como has hecho con los muebles superiores, no olvides vaciar los inferiores, limpiar el contenido y el interior de los muebles; por último, el exterior para que la limpieza sea profunda y completa.

Paso 4: Electrodomésticos y otros detalles

Si tienes en la cocina lavadora, horno, microondas, es importante que no los excluyas de la limpieza. Pero puedes limpiarlo en la última parte. Si son blancos o de acero, son fáciles de mantener, pero aun así consulta las instrucciones y recomendaciones del fabricante siempre.

El frigorífico merece un rato de limpieza propia, incluso si es bastante grande igual necesitas dedicarle solo a él una jornada de mantenimiento propia, pero es importante que lo hagas cada cierto tiempo para evitar que la nevera se convierta en un foco de infecciones en tu cocina. Revisa los consejos de limpieza del fabricante y síguelos al pie de la letra, recuerda limpiar por dentro y por fuera.

Mesas, barras, sillas… todo el resto de elementos que tengas en la cocina también deben limpiarse en este último paso para finalmente limpiar el suelo de la manera habitual completando una limpieza de cocina exprés, pero profunda y resisten al paso del tiempo.

¿Sorprendido? Limpiar la cocina es de esas tareas domésticas con mala fama, pero si se hace con cierta periodicidad y con contundencia no resulta tan pesado y merece la pena disfrutar de una cocina siempre limpia y confortable. Tú te encargas de la limpieza y el Seguro de Hogar MAPFRE del buen funcionamiento de tu lavadora, frigorífico, lavavajillas… con su cobertura de reparación de electrodomésticos que te libera de problemas.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos