Labores del hogar para tener un cuerpo 10

Publicado por canalHOGAR, 07 Mar 2017

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Labores del hogar para tener un cuerpo 10

Si uno de tus propósitos de año nuevo fue estar saludable y en forma, pero no te ha sido posible acudir al gimnasio tanto como quisieras, tenemos un plan: que las labores del hogar te ayuden a lograr tus objetivos.

La falta de tiempo o no haber sido capaz de que acudir al gimnasio forme parte de tu rutina son algunas de las razones por las que algunas personas dejan de lado el ejercicio físico y sus intentos de mejorar su salud. Sin embargo, no siempre es necesario acudir a un centro deportivo para poder cuidarte. En el hogar hay una serie de labores cotidianas que pueden ayudar a mejorar tu rendimiento físico y, ¿por qué no?, obtener un cuerpo 10.

Limpiar la casa, tender la ropa o evitar que se acumule polvo son tareas repetitivas propias de las labores del hogar que muchas veces se realizan de forma monótona. Por otro lado, no realizar este tipo de acciones con cuidado tiene como resultado que puedan aparecer lesiones, siendo el dolor de espalda una de los más comunes. Tratar de variar el punto de vista y ver este tipo de tareas como una posibilidad de hacer ejercicio y tener cuidado en su realización hará que se conviertan en algo más divertido y se prevendrán posibles molestias. De hecho, puedes ayudarte con apps móviles que amenicen la experiencia. 

Es preciso puntualizar que realizar la tarea doméstica no es lo mismo que acudir al gimnasio. En este lugar todo está diseñado para que podamos poner a tono nuestro físico y lograr un cuerpo estilizado. En cambio, realizar faenas en la casa no suele tener la suficiente intensidad como para conseguir grandes cambios en nuestra anatomía, lo que no quiere decir que no pueda valer para optimizar nuestra salud. Así que, en lugar de desilusionarte, ponte manos a la obra, pues cualquier tipo de acción te ayudará a quemar calorías y a mantener tu vivienda impecable.

 

Estas son las tareas del hogar que te ayudarán a tener un cuerpo 10

 

  • Recoger los objetos del suelo en cuclillas. Muchas veces se nos cae cualquier cosa y lo primero que hacemos es agacharnos encorvando la espalda. Este tipo de acción no solo es negativa para tu columna, sino que además no te ayuda a mejorar tu físico. Te proponemos que cuando tengas que recoger algo que se ha caído lo que hagas es mantener la espalda recta y que realices una sentadilla doblando las rodillas. De este modo trabajaremos los músculos de las piernas y nos ahorraremos posibles problemas en nuestras vértebras. Si quieres ir un paso más allá, cuando te agaches mantén la postura durante 15 segundos. Este tipo de ejercicio es muy sencillo y si lo adoptas en tu vida diaria verás que con el tiempo se consiguen resultados positivos.
  • Baila mientras cocinas. Si te gusta cocinar o lo tienes que hacer por obligación, no creas que es una excusa para no hacer ejercicio en el hogar. Aprovecha este momento para poner música y moverte al son de lo que suena. Recuerda que cocinar requiere un tiempo mínimo de 30 minutos en pie y que si estamos quietos podemos llegar a cargar nuestras extremidades. Si en lugar de hacerlo de manera tradicional aprovechas para batir al son de la melodía, moverte según suenen los compases o danzar, verás cómo quemarás hasta 500 calorías y, curiosamente, te cansarás menos. Para que este truco funcione correctamente es mejor no probar demasiado la comida, pues son estas pequeñas cantidades las que al final hacen una más grande e incrementan la ingesta innecesaria de alimento.
  • Contrae el abdomen mientras barres. Los abdominales pueden ser trabajados mientras barres. Para que sea así, aprieta dichos músculos manteniendo la espalda recta. Como este tipo de labor es complicada de mantener durante un tiempo muy largo, es preferible tomar pequeños descansos. Por esta razón, mejor que barrer toda la casa de manera seguida, te aconsejamos que realices una habitación tratando de mantener duros los músculos del estómago y descansar posteriormente un par de minutos antes de limpiar la próxima estancia.
  • Realiza ejercicio mientras ves la televisión. Cuando nos sentamos enfrente del televisor normalmente lo hacemos para descansar, pero también podemos utilizar este momento para practicar algunos ejercicios propios del Yoga o del Pilates.
  • Limpiar ventanas y espejos de manera exhaustiva. La mítica escena en la que el maestro de karate entrena a su discípulo limpiando coches a ritmo de “dar cera, pulir cera” no solo tiene un carácter irónico, pues realmente es efectivo. Al realizar ejercicios circulares con el hombro, trabajamos esta zona y al tener los brazos en alto conseguimos incrementar su resistencia. Mientras más rápido lo hagas será mejor pues con un ritmo más alto se consiguen mejores resultados. Si quieres ir un paso más allá limpia las ventanas tanto por dentro como por fuera.
  • Cuidar el jardín. Para aquellas personas que dispongan de un jardín comprobarán que cuidar las plantas puede ser una labor que aleja el estrés, te pone en contacto con la naturaleza y que consigue mejorar la musculatura. Podar, hacer surcos o rastrillar son alguna de las actividades que puedes practicar en tu pequeño huerto. Un consejo es que al realizar estas acciones siempre se mantenga la espalda recta.
  • Lavar la ropa a mano. No pretendemos que vuelvas al siglo pasado ni que te quedes de brazos cruzados en caso de que se te rompa la lavadora, pero en ocasiones es una buena idea que en aquellas manchas más difíciles optemos por el método tradicional. Frotar la ropa requiere un gran esfuerzo en los brazos y movimientos rápidos. Este tipo de ejercicios hace posible incrementar el trabajo de los músculos de esta zona y conseguir un mejor cuerpo. Además, al lavar a mano no será necesario que hagas uso de detergente o lejía que puedan dañar tu ropa.
  • Realizar la compra a pie y usando bolsas. En lugar de ir conduciendo o llevando un carrito, si la cantidad de objetos que piensas adquirir no es muy elevada te invitamos a que realices la compra usando bolsas. Una vez que pasas por la caja introduce los productos en bolsas resistentes y vuelve a casa a pie. Mantén los músculos tensos en lugar de dejar sueltos los brazos. De esta manera trabajaras los hombros y los bíceps.

 

Poniendo en práctica los consejos que te proponemos comprobarás que poco a poco te encuentras más ágil y que ganas en musculatura. Es aconsejable que antes de realizar las tareas del hogar estires un poco para no empezar de manera fría y de este modo prevenir posibles lesiones. Ahora que ya sabes cómo conseguir un cuerpo 10 es posible, en parte, realizando las tareas del hogar, de lo único que querrás preocuparte es de que tu vivienda esté limpia. Para todo lo demás, confía en los Seguros de Hogar MAPFRE, que con su completa cobertura hacen que no te tengas que preocupar por nada más que por disfrutar de tu casa.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos