Limpia tu casa y no te olvides de estas 15 cosas

Publicado por canalHOGAR, 06 Mar 2017

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Mano de mujer con índice extendido pulsa interruptor

Recoger y limpiar la casa son de las tareas más tediosas y desagradecidas que existen. Pero dar sensación de confort y evitar problemas de salud son beneficios que tampoco debemos olvidar.

Con este ritmo de vida que llevamos, apenas podemos dedicarnos tiempo libre. Y, a menos que tengamos invitados con cierta frecuencia, solemos postergar la limpieza de la casa a ratos muertos o delegar su mantenimiento, con tal de no enfrentarnos a esas tareas.

Lo cierto es que, cuando lo hacemos, vemos que “no era para tanto” y el resultado nos hace sentir bien. Además, es conveniente mantener una rutina por razones innegables de higiene, sobre todo si convivimos con animales o tenemos niños.

Todos aprendemos a realizar las tareas del hogar con el ejemplo vivido en nuestra niñez o adolescencia (aunque no todos), por eso básicamente repetimos lo que hemos visto hacer. Pero aún existen esos rincones o pequeños desconocidos que merecen nuestra atención y alguna qué otra pasada.

 

Interruptores

Aunque lleguemos a casa y nuestros primeros reflejos sean quitarnos los zapatos, dejarlos en el zapatero y lavarnos las manos para eliminar toxinas y suciedad del exterior, sirve de poco si no hacemos nada con los interruptores. Son los puntos de contacto de las manos de todos los miembros que viven en la casa, además de visitas.

Además de estar en contacto con miles de gérmenes, nuestras manos suelen ser responsables de transmitir virus del resfriado y de la gripe u otras enfermedades infecciosas.

 

Pomos

Por las mismas razones que el punto anterior, al abrir una puerta también dejamos pasar a todo tipo de gérmenes que se instalan cómodamente en nuestra casa.

Limpiarlo cómodamente una vez a la semana con desinfectante es una buena idea. Además, rejuvenecerás tus puertas.

 

Mando a distancia

Si pasa el tiempo sin que lo limpies, podrás descubrir los canales que más ves tú o más sigue tu familia. Pero, además, verás una huella de mugre difícil de quitar, no solo fruto del tiempo sino también de la cantidad de gérmenes que han cohabitado creando su propia fuente de entretenimiento.

 

Tu Smartphone

Una fuente llena de todo tipo de suciedad y gérmenes está en contacto con tus manos, se esparce por tu casa, está al alcance de los niños y se reparte por bolsos, cazadoras y vaqueros. Apágalo un ratito y tómate un tiempo desinfectándolo, por tu bien.

 

Llaves de casa y del coche

Puede que no viajen de mano en mano tanto como los smartphones, ni la toquen tantas manos como un interruptor, pero higienizarlas de cuando en cuando con un desinfectante, seguro que no les vendría mal.

 

Esterilla de yoga

En ella echas tu cuerpo, apoyas tus pies descalzos, tu ropa que ha empezado a recibir sudor de tu cuerpo. Todo eso, además, lo apoyas sin contemplaciones en el suelo. Y, por si fuera poco, lo enrollas para llevártelo a casa.

No, no es que lo estés haciendo mal. ¡Se hace así! Pero después, tenemos que limpiarlo antes de guardarlo para la próxima sesión. Pura cuestión de equilibrio.

 

La tabla de cortar

Vale, esto ya sabías que hay que limpiarlo. Pero ¿sabes por qué? Porque está demostrado que es el elemento que más poder para extender una infección tiene. Para evitar que se convierta en un festival de gérmenes, lávalo a conciencia después de cada uso y, una vez a la semana, con un buen desinfectante.

 

La sillita del coche de tus hijos

Invertir en un buen sistema de retención infantil es una magnífica idea. Pero es que, aparte de proteger al menor en caso de accidente o colisión, le procura un entorno seguro en movimiento. Sin embargo, los niños suelen estar en contacto con numerosos gérmenes y bacterias que acaban ahí, acumulados y listos para su próximo uso. Asegúrate de desmontar en lo posible la sillita y lavar las partes que sean desenfundables. La salud de toda la familia os lo agradecerá.

 

La cafetera

Calor y humedad son los grandes amigos de la proliferación de gérmenes. Desmontar la cafetera y limpiarla diariamente son opciones muy recomendables para evitar males mayores.

 

El colchón

Confiesa: al cómplice de tu descanso no le prestas la merecida atención. Además de darle la vuelta de vez en cuando para evitar que coja forma, lo ideal es aspirar, limpiar con bicarbonato y, de vez en cuando, llevarlo al servicio de algún profesional. Te durará en perfectas condiciones durante más tiempo (aunque es recomendable cambiarlo cada 10 años) y, sobre todo, evitarás que descansen contigo compañías indeseables: ácaros, gérmenes y alérgenos.

 

Tu equipo informático

Ya sea ordenador, portátil o tablet, recibe el contacto diario de tus manos, que a veces a la vez se llevan a los ojos, nariz o boca, multiplicando el riesgo de infección.

Desenchúfalo y presta atención al teclado. Puedes darlo la vuelta o pasar entre las teclas un bastoncillo rociado en un poco de alcohol isopropílico. También puedes llevarlo a una tienda de consumibles de informática y pedir un aspirado profesional.

 

Estropajos

A veces, limpiar lo que sirve para limpiar parece una obviedad, pero no por ello es menos necesario. Aunque podamos aclararlo después de cada uso, lo ideal es que lo metamos en remojo con cloro o lejía durante 5 minutos. También podemos exponerlo a la radiación del microondas durante 2 minutos. Y, por supuesto, no esperar a que dé verdadera lástima para cambiarlo.

 

Peine

Con el paso del tiempo, el elemento que usas para desenredarte el pelo después de lavártelo puede parecerte todo menos limpio, sobre todo por la acumulación de partículas de caspa o descamación capilar. Usa un cepillo de dientes viejo con un poco de jabón para sacarle brillo a las púas, sobre todo en la parte más profunda.

 

Cubo de basura.

Más que nada porque las bolsas no son infalibles, ni a veces aíslan del todo el olor. Límpialo y desinfecta por dentro y por fuera, pedal de apertura incluido.

 

Campana extractora.

En sus instrucciones, pondrá que sus filtros pueden lavarse a mano o en el lavavajillas, ya que no solo acumulan grasa en grandes cantidades, sino que potencian el riesgo de incendio.

Para ello, limpia regularmente estos paneles, hazte con todo el material de limpieza necesario y, por supuesto, ten a mano una póliza que te ahorre preocupaciones, como un Seguro de Hogar MAPFRE.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos