¿Cada cuánto hay que cambiar las sábanas?

Publicado por canalHOGAR, 18 Ago 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cada cuánto hay que cambiar las sábanas

Parece evidente que, como las toallas o los trapos de cocina, las sábanas hay que cambiarlas cuando están sucias. Sin embargo, este es un concepto muy personal, ya que cada persona tiene sus propios hábitos respecto a la ropa de cama.

Depende a quién le preguntes, vas a encontrar respuestas para todos los gustos respecto a las necesidad de cambiar las sábanas de forma diaria, semanal…Con independencia de gustos y preferencias personales, es cierto que es necesario mantener una higiene básica en la ropa de cama que evitará problemas leves de salud y propiciar un descanso más placentero.

No existe una norma establecida e inequívoca que te diga cuál es el tiempo adecuado para cambiar las sábanas, pero es evidente que todo va a depender de una serie de factores que debes valorar para decidir cuál es la frecuencia adecuada con la que tú necesitas cambiar tus sábanas para sentirte a gusto y descansar correctamente.

1. Condiciones climatológicas

No es lo mismo, tampoco para tus sábanas, el verano que el invierno, ni tampoco es igual si tienes aire acondicionado, que si no lo disfrutas… en resumen, la temperatura a la que se encuentre tu dormitorio es esencial para tus sábanas. Durante el verano y especialmente en las zonas más calurosas, las sábanas deben absorber el sudor nocturno, por ejemplo,  lo que hace que se ensucien y cojan olores mucho más pronto que en invierno. Este tipo de situaciones hará que tengas que adelantar el cambio de sábanas en las épocas más calurosas y hacerlo de forma más frecuente.

2. Camas individuales o compartidas

Las camas individuales, o las que sólo utiliza una persona normalmente, pueden cambiarse con menor frecuencia que las que son compartidas por una pareja, por ejemplo. Tanto el roce físico como la absorción de olores de unas sábanas compartidas son, por lo menos, el doble que los de unas sábanas que solo utiliza una persona.

3. Tipo de tejido de las sábanas

Las sábanas pueden ser de algodón, franela, seda, satén… y un largo etcétera de tejidos, además de combinaciones varias. Cada tipo de tejido es más o menos delicado en cuanto a limpieza y suciedad, también influye en el tema de los olores y hasta en las arrugas. Las sábanas de algodón o tejidos naturales suelen ser más delicadas y respetuosas con la piel, pero en algunos casos, más delicadas para lavar y más susceptibles a olores y suciedades. Las sábanas con mezclas acrílicas y artificiales son más resistentes, impermeables y fáciles de lavar.

4. Cuidado de la cama

Este detalle parece poco importante, pero interfiere bastante en la limpieza de tus sábanas y en su buen mantenimiento cómo hagas o no hagas la cama y el resto de rutinas de limpieza que apliques en el dormitorio. Como norma general, si aireas todos los días tu cuarto -con cinco minutos es suficiente-, sacudes, estiras y recolocas completamente las sábanas al hacerla cama de forma diaria y mantienes un grado de limpieza aceptable en el resto de las cosas del dormitorio, tus sábanas te lo agradecerán y se mantendrán implacables por más tiempo.

5. Uso de tu cama

Este es un detalle clave, obvio, pero que muchos ignoran. Si sólo te metes entre tus sábanas cada noche, después de darte un baño o ducha, tus sábanas estarán mucho más tiempo frescas y limpias; sin embargo, si tienes como costumbre cenar, desayunar o picar dentro de la cama, mientras ves la tele o utilizas, en general, la cama para muchas más cosas que dormir, es evidente que las sábanas se ensuciaran mucho antes y será necesario que las cambies más a menudo.

El cambio de la ropa de cama debe estipularse como una rutina más dentro de las tareas de limpieza y mantenimiento del hogar imprescindible, pero debe hacerse con una periodicidad adecuada, eficiente y coherente adaptada a tus circunstancias y a cada momento; de acuerdo con tus necesidades y con vistas a mantener la higiene  y salubridad adecuada en tu dormitorio en particular, y en tu vivienda, en general.

El cambio de sábanas es algo personal que sólo tú puedes decidir cada cuanto tiempo es necesario en tu caso. Sin embargo, si como consecuencia de algún accidente sufrido en tu vivienda, tienes que contar con personal doméstico para que haga por ti las tareas del hogar durante un tiempo, no te preocupes, el Seguro de Hogar MAPFRE incluye este servicio en sus pólizas para que tu única preocupación sea recuperarte por completo con total comodidad y seguridad en tu casa.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos