Cómo arreglar una puerta que roza

Publicado por CanalHOGAR, 04 Abr 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo arreglar una puerta que roza

Ya está, la puerta de tu salón vuelve a arañar el suelo. ¿Cómo ha ocurrido? Lo primero es saber cómo arreglar una puerta que roza en tu casa, luego saber cómo evitarlo o buscar las posibles causas de esta incómoda situación.

Para saber cómo arreglar una puerta que roza, hay que empezar por analizar la situación, ya que no siempre te enfrentas al mismo tipo de problema. Hay que valorar si la puerta roza desde siempre, si ha sido un caso repentino o si es habitual que ocurra con cierta frecuencia en las diferentes puertas de tu vivienda. Por otra parte, es necesario valorar el tipo de roce y sobre todo, dilucidar cuál es el origen para acabar con el problema.

Los dos sospechosos a valorar en este tipo de situaciones son el suelo o la puerta en sí, lo que incluye el marco de la misma y la zona de las bisagras. Cuando una puerta roza o empieza a rozar el suelo, el problema tiene que estar en una de las dos partes o incluso ser una combinación de factores que afecten tanto a la puerta como al suelo. Hay diferentes posibilidades que ocurren de manera frecuente y que es necesario que valores en tu caso concreto.

- Puede que la puerta se haya descolgado levemente como efecto del uso y el peso. Es habitual y aunque ocurre poco a poco, no se detecta hasta que la puerta, efectivamente, roza el suelo.

- Si el suelo sobre el que roza la puerta es de madera, es posible que el suelo se haya dilatado o expandido creciendo ligeramente hacia arriba y rozando con la puerta. Esto es habitual en los cambios de estación, especialmente si no se controla la humedad relativa del aire manteniéndola constante para que la madera no se vea afectada.

- Si se trata de un roce agresivo y ruidoso, cabe la posibilidad de que simplemente entre la puerta y el suelo se haya introducido algo, como un minúsculo grano de arena o tierra o una acumulación de suciedad, que haya hecho crecer la puerta con el consecuente roce con el suelo.

En estos tres casos y en algunos más similares, la solución para acabar con el roce y arreglar la puerta pasa por cuatro soluciones bastante sencillas que pueden además combinarse y probarse, según tu caso y necesidad.

1. Investiga  la parte inferior de la puerta

Es bastante sencillo descubrir si el culpable del roce es algún elemento extraño alojado en el borde inferior de la puerta. Introduce entre la puerta y el suelo una lámina metálica, incluso el filo de un cuchillo, al hacerlo pasar puede que arrastres la suciedad o lo que estaba provocando el roce entre tu puerta y el suelo.

2. Limpieza completa y profunda

Para una limpieza efectiva y profunda, lo mejor es desmontar la puerta y descubrir cómo está el borde que roza con el suelo. Es posible que además de sucio, presente alguna incrustación o daño accidental que este provocando el roce. Tendrás que valorar las soluciones según el problema y el tipo de puerta: lijado, limpieza, cepillado o nuevo canteado, entre otras.

3. Elevar la puerta ligeramente

Es relativamente sencillo, retirar la puerta que roza e insertar en las bisagras una pequeña argolla o arandela que elevará la puerta ligeramente; luego, vuelve a colocar la puerta para comprobar, si la elevación es la suficiente para que la puerta ya no roce.

4. Ajustar las bisagras

No es raro que el problema de una puerta que roce se encuentre en unas bisagras flojas o directamente desgastadas o demasiado viejas. Revisa el marco de la puerta y las bisagras, su estado y su capacidad para sostener la puerta. No es difícil que, con un simple ajuste, soluciones el problema del roce.

Estas cuatro soluciones son prácticas y funcionales, puedes hacerlas tú mismo y no te llevarán mucho tiempo; además, son efectivas en casos de roces puntuales o recurrentes. Pero quizás si en tu casa tienes una puerta que roza desde siempre con el suelo o de forma muy constante, tengas que plantearte recurrir a un profesional que valore, si realmente existe un problema de descuadre o desnivel o en la puerta o el hueco de la misma o en el piso.

Saber cómo arreglar una puerta que roza y valorar la solución te ayudará a encontrar la mejor solución, y de la manera más rápida, cómoda y sencilla, a este incomodo contratiempo que suele darse con relativa frecuencia en muchas viviendas. De acuerdo con esta realidad, las pólizas de Seguro de Hogar MAPFRE ajustan de manera continua su completo y actualizado catálogo de servicios, asistencias y coberturas para dar respuesta a todas tus necesidades.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos