Solución a la condensación de agua en las ventanas

Publicado por CanalHOGAR, 18 Mar 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Solución a la condensación de agua en las ventanas

No existen milagros contra los problemas de humedad, que suelen ser bastante molestos y dañinos cuando se instalan en tu vivienda, pero sí existe una solución a la condensación de agua en las ventanas y es bastante sencilla.

Si has observado condensación en las ventanas de tu casa o de alguna habitación en concreto, es importante que estudies si se trata de una situación puntual o de algo continuo que podría necesitar que pusieras en marcha alguna solución a la condensación de agua en las ventanas, para que el problema no se agrave y pase, por ejemplo, a estropear las paredes o incluso los muebles o el suelo de esa habitación.

La condensación sobre los cristales de las ventanas puede ser una situación puntual y controlada, que se produce por algún cambio en tu vivienda, o en la habitación concreta donde hayas hecho alguna modificación, como una obra o nuevas plantas.

Lo que es evidente es que la condensación de agua sobre las ventanas y cristales de una habitación es la prueba irrefutable de que en ese espacio hay un exceso de humedad relativa del aire y debes atajar la situación lo antes posible, para minimizar las consecuencias. Si es algo continuo y habitual, es necesario que controles esta humedad.

Revisa la ventana

La ventana sobre a que se acumula la condensación es el primer elemento a revisar para ver si puede ser el origen de la humedad o al menos, la responsable de que no haya una ventilación adecuada en la estancia. Las ventanas actuales son totalmente estancas, lo que es perfecto para el aislamiento acústico y climatológico, pero puede ser un problema para la humedad.

Elementos que pueden provocar exceso de humedad

La condensación que se crea en tu ventana no es más que un exceso de humedad en el ambiente que es incapaz de absorber ese exceso de agua. Las plantas, los humidificadores, trabajos de reforma u obras, cambios de estación o meteorológicos… son posibles focos de un cambio en la humedad relativa de una habitación. Pueden ser los culpables de que la humedad se haya desequilibrado siendo excesiva y provocando la condensación sobre las ventanas.

Comprueba los elementos de ventilación

La forma más sencilla de evitar la condensación y la humedad es la ventilación de los espacios para que el posible exceso de humedad pueda dispersarse y desaparezca, por tanto,  el desequilibrio que existe en el ambiente y provoca condensación. Si tienes ventanas en las habitaciones afectadas a menudo por condensación, ábrelas de forma regular. Los extractores de aire en espacios como la cocina o el baño pueden ser imprescindibles, así que revisa que estén funcionando correctamente, y mantelos siempre limpios y en buen estado.

Hábitos peligrosos que provocan condensación

El exceso de humedad puedes provocarlo de forma cotidiana en tus rutinas habituales y puede que no seas consciente de elloAcostúmbrate siempre a ventilar o poner los extractores cuando hagas algún tipo de tarea que pueda provocar un aumento de la humedad relativa como cocinar, bañarte, ducharte, planchar o hacer la colada; en estas situaciones, ventila antes, durante y después, pasado un tiempo de que hayas acabado para que la humedad pueda escaparse, diluirse en el aire exterior y no se convierta finalmente en condensación sobre tus ventanas.

La calefacción y los ventiladores

La calefacción, siempre que sea de calor seco, colaborará a resecar el ambiente, absorbiendo la humedad excesiva. Si tienes humidificadores asegúrate de que funcionan con precisión y que no sean el foco de un exceso de humedad que provocaría también condensación sobre las ventanas. En casos extremos, puede ser necesario instalar ventiladores de techo para favorecer la disipación de la humedad sobrante en el ambiente y evitar la condensación.

La solución a la condensación de agua en las ventanas para tu caso concreto pasa por una detección  eficaz de la causa del exceso de humedad en el aire. Cuando sepas el origen del exceso de humedad, podrás acabar de forma definitiva con la consecuencia evidente de ésta: la condensación. En general, una buena ventilación es esencial. El Seguro de Hogar MAPFRE cuenta con coberturas, asistencias y servicios que borrarán de tu vivienda las huellas visibles de un exceso de condensación, pero es necesario que cuentes con una póliza adecuada a tus necesidades y las de tu vivienda en todo momento para hacer frente a éste u otros posibles daños.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos