Cuidados del nobuk

Publicado por Víctor Canales, 23 Abr 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo cuidar el nobuk

El nobuk se ha puesto muy de moda este invierno con las atemporales y conocidas botas de montaña de color camel. Su alta calidad y durabilidad hacen que muchas personas cuenten con ellas para salir o para hacer senderismo. El nobuk es un tipo de piel de vaca tratada. Es un material curtido y aterciopelado, muy similar al ante. 

LO QUE DEBES SABER...
  • Piel de vaca: el nobuk, al igual que el ante, es un cuero derivado de la vaca. En el caso del nobuk, su sedosa parte exterior se obtiene por su pulido.
  • Rapidez: cuando una prenda de nobuk se mancha, debes tratarla de inmediato. Si la mancha se seca, acabará impregnando la piel.
  • Cepillo: utiliza un cepillo de cerdas blandas para las manchas superficiales.

Sin embargo, aunque el cuero del nobuk sea muy transpirable, también tiende a mancharse con facilidad y es muy sensible al engrasado y a la luz solar.

 

Qué es el nobuk 

El nobuk es piel de vaca, concretamente la superficie anterior de su piel. Posee una superficie sedosa, de aspecto cálido y muy agradable. Se suele confundir con el ante, y aunque presentan ciertas similitudes, el tratamiento de ambos es diferente. 

Para tratar el nobuk y obtener su producto final, su parte más externa se pule, lo que en términos más específicos sería pulir el lado flor. Por lo tanto, se obtiene una piel curtida, es decir, una flor de grano pequeño. 

Cómo limpiar el nobuk 

Las manchas en el nobuk deben limpiarse en seco de inmediato, evitando así que la mancha se seque y se impregne más. La limpieza debe ser en seco, nunca con agua, porque esta puede extender la mancha. 

Si la mancha es superficial, pasa a contrapelo un cepillo de cerdas blandas. Aunque también existen borradores de lápiz para eliminar betún que son efectivos. Si las botas se manchan de barro, deja que se sequen en un lugar fresco y seco. No las dejes al sol, esta piel es muy sensible y puede decolorarse. 

No obstante, si se trata de una mancha de aceite o de grasa, utiliza primero un paño que no suelte pelusa, por ejemplo uno de microfibra o una camiseta vieja de algodón. No extiendas la mancha, solo tienes que secarla tratando de eliminar la humedad. Después, solo tendrás que aplicar polvo de talco y dejar actuar un tiempo para que absorba el aceite. Finalmente, pasa el cepillo para eliminar el polvo.

 

¿Te ha gustado este artículo? No te pierdas nuestros boletines. ¡Apúntate!



Comentarios (1)

pedromuoz720 comento el 23/04/2015 a las 13:09

Muy interesante el artículo, nunca he sabido como tratar las botas que son de este tipo de material. Pondré en práctica vuestros consejos, muchas gracias!

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios