Cómo tender la ropa dentro de casa

Publicado por Víctor Canales, 24 Mar 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Consejos para tender la ropa en casa

La humedad es uno de los grandes enemigos de la ropa. Hay pocas cosas que sean más molestas que tender la ropa y que empiece a llover, ya que si no estás atento, se te empapará y tendrás que volver a tenderla e, incluso, lavarla. Una de las opciones que tienes es cubrir tu ropa con un plástico para evitar que se moje, aunque, si es posible, lo ideal es que la tiendas dentro de casa para ahorrarte quebraderos de cabeza.

LO QUE DEBES SABER...
  • Tendedero: elige un tendedero plegable de un material que no se oxide para que no se manche la ropa.
  • Lugar: colocar el tendedero en un lugar u otro puede influir en que el secado sea más o menos rápido.
  • Distribución: empieza a tender la ropa por las varillas centrales del tendedero, colocando las prendas más ligeras.  

Hoy vamos a ayudarte a que tiendas la ropa dentro de casa de la mejor manera posible.

 

Usa un tendedero plegable

A la hora de tender la ropa dentro de casa tienes dos posibles opciones: una es instalar unas cuerdas que atraviesen la cocina de lado a lado, de manera que imiten al sistema tradicional que se utiliza en el exterior; y la otra opción, que es la que te recomendamos por comodidad, es que compres un tendedero plegable. La ventaja es que lo puedes poner donde quieras, de manera que no te moleste mientras estás en casa. Además, cuando no lo necesites puedes plegarlo y guardarlo sin problemas. Lo ideal es que sea de un material (como el plástico o el acero inoxidable) que no se oxide con el uso para que no manche la ropa cuando la tiendas.

Evita que la humedad se extienda

Un aspecto muy importante cuando tiendes tu ropa dentro de casa es que elijas un lugar adecuado para ello, con el fin de que la humedad que expulsa la ropa se quede en la habitación en la que está el tendedero. Por ello, intenta colocarlo en un lugar en el que no estés habitualmente y en el que haya una correcta ventilación. También es adecuado poner en el suelo alguna sábana o toalla viejas para que absorban el agua que pueda caer.

Una vez que ya tienes la ropa preparada y el tendedero listo, llega el momento de comenzar el proceso. Lo primero es eliminar la mayor cantidad de agua posible de la ropa antes de tenderla. Además, aunque pueda no parecerlo, la distribución de la ropa en el tendedero es muy importante para que el secado sea lo más eficiente posible. Para conseguir los mejores resultados, debes empezar a colocar las prendas en las varillas centrales del tendedero, comenzando por las más pequeñas, como la ropa interior y los calcetines. El objetivo es que la ropa se distribuya de menor a mayor tamaño desde el centro del tendedero a los laterales. Otra cuestión a tener en cuenta es dejar cierta separación entre cada prenda para facilitar su secado y evitar que se mantenga la humedad en ellas.

 

¿Te ha gustado este artículo? No te pierdas nuestros boletines. ¡Apúntate



Comentarios (1)

irenita52 comento el 24/03/2015 a las 11:55

Este artículo me viene muy bien, sobre todo durante esta temporada que no para de llover. Y todavía quedan las lluvias de abril, así que es sin duda, un artículo muy oportuno y acertado. Aunque me guste más tender fuera, si no hay más remedio, el tendedero plegable es la solución.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios