Cómo hacer jabón de lavanda

Publicado por Covadonga Carrasco, 15 Mar 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Jabón de lavanda casero

No hay mejor manera de aromatizar un hogar que con lavanda, sin embargo, no es solo el olor lo que tiene de positivo esta planta, también cuenta con un buen número de propiedades altamente beneficiosas para nosotros.

LO QUE DEBES SABER...
  • Esencias: cuantas más gotas de esencias utilicemos, más intenso será el olor del jabón. Hay que hacerlo con cuidado para que no resulte cargante.
  • Moldes: debemos elegir un molde bonito para darle forma al jabón, especialmente si después lo vamos a usar para decorar.
  • Armarios: estos jabones, además de usarlos para nuestra higiene personal, podremos colocarlos en los armarios para darles buen olor.

Por eso, una buena idea es la de hacer nuestro propio jabón de lavanda en casa para disfrutar no solo de su aroma, sino de sus propiedades para la piel. Su elaboración, además, es tremendamente sencilla.

 

Ingredientes para la elaboración del jabón de lavanda

-Base de jabón de glicerina (transparente).

-Unas gotas de colorante amarillo brillante.

-3 gotas de aceite esencial de lavanda.

-3 gotas de aceite esencial de manzanilla.

-2 gotas de aceite esencial de mandarina.

-Flores de lavanda frescas.

Elaboración del jabón de lavanda

Lo primero que tendremos que hace será echar el jabón de glicerina en trocitos en una olla. Iremos subiendo el fuego para que vaya derritiéndose. Una vez derretido por completo, lo quitaremos del fuego y le añadiremos el colorante y las esencias. Cuantas más gotas echemos de esencias, más intenso será el aroma que consigamos, pero si lo hacemos en exceso, podría resultar demasiado cargante.

Para terminar la mezcla de jabón, añadiremos las flores de lavanda frescas y removeremos bien todos los ingredientes con una cuchara de madera. Lo haremos constantemente para evitar que las flores se queden pegadas.

Una vez lista la mezcla, la echaremos en los moldes que hayamos elegido para darle forma a nuestro jabón. Podemos encontrarlos en formas de estrella, de corazón, redondos, etc.

Cuando hayan pasado un par de horas y el jabón ya esté frío, lo podremos desmoldar sin problemas y el resultado será sorprendente. Podemos colocar las pastillas de jabón para perfumar en el interior de los armarios, en lugares estratégicos de la casa o usarlas para cuidar nuestra piel. Sea cual sea el uso que les demos, quedaremos embriagados por su característico aroma.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos