Limpiar el polvo de las lámparas

Publicado por Covadonga Carrasco, 30 Ene 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Limpiar la suciedad de las lámparas

La limpieza del polvo de las lámparas en ocasiones es una tarea que se nos olvida, sin embargo, debemos saber que manteniendo una limpieza de todas las lámparas de la casa de manera habitual, ganaremos en luminosidad y, por tanto, ahorraremos dinero.

LO QUE DEBES SABER...
  • Ahorro: si limpiamos las lámparas con asiduidad, conseguiremos un ahorro de hasta un 20 % en nuestra factura.
  • Bombillas: una bombilla limpia puede darnos incluso hasta un 50 % más de luz que si tiene suciedad acumulada.
  • Polvo: antes de limpiar cualquier tipo de lámpara, es importante retirar por completo el polvo que tenga por encima.

Aunque a priori pueda parecer exagerado, este ahorro puede suponer hasta el 20 % en nuestra factura. Si las bombillas están sucias, pueden perder hasta la mitad de su luz debido a la acumulación de polvo. Por eso es importante que cada cierto tiempo limpiemos todas y cada una de las lámparas de la casa.

 

Limpiar las bombillas siempre frías

En función del tipo de lámpara, la limpieza será de una manera diferente. Lo habitual es limpiar las bombillas con trapos húmedos. Eso sí, para evitar accidentes es importante hacerlo con la luz apagada y las bombillas frías. En el caso de que no sean bombillas al uso y tengamos halógenos, cogeremos un trapo de algodón y los limpiaremos con cuidado, pero en este caso el trapo debe estar seco. Si lo que tenemos son lámparas con tulipas, habrá que limpiarlas de diferentes formas según su material.

Limpieza según el tipo de lámpara

Si la tulipa es de tela, podremos pasar el aspirador con uno de los accesorios pequeños para retirar el máximo polvo posible y, en el caso de que haya manchas, realizaremos una limpieza en seco con espumas especiales que podemos encontrar en las grandes superficies.

En el caso de que la tulipa sea de papel, se limpiará pasando un paño de usar y tirar especial de los que atrapan el polvo, incluso a veces un trapo húmedo es mejor si hay mucha suciedad acumulada.

Cuando la lámpara sea de cristal habrá que limpiar el polvo primero con un plumero, después pulverizar un producto quitagrasa o un poco de agua y amoniaco, y dejar que la suciedad se vaya eliminando. Por último, solo tendremos que pasar un paño seco y la superficie de cristal quedará reluciente.

No nos llevará mucho tiempo y, sin embargo, conseguiremos un notable ahorro en la factura de la luz.



Comentarios (1)

mariagarcia421 comento el 30/01/2015 a las 12:31

Es verdad que casi nunca limpio las lámparas y si acaso solo lo hago por fuera. Gracias por los consejos!

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos