Cómo reparar el tacón de un zapato

Publicado por Patricia Arroyo, 14 Ene 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Un tacón arreglado

Cuando el tacón de un zapato está muy desgastado hay ocasiones en que termina por romperse, sobre todo aquellos que son bastante finos. Tal vez pensamos que la primera solución para nuestros zapatos sería deshacerse de ellos o llevarlos a algún zapatero, pero antes de hacerlo podemos intentar arreglarlos nosotros mismos.

LO QUE DEBES SABER...
  • Necesitamos: para arreglar el tacón necesitamos un pegamento epóxico, clavos y tapas nuevas.
  • Consejo: supervisar nuestros tacones antes de salir de casa para evitar cualquier tipo de accidente. 
  • Evitar: debemos evitar ponernos los zapatos hasta que el pegamento no esté totalmente seco.

Sabemos que, dependiendo del caso, el tacón tendrá solución o no. Pero, si la tiene, arreglarlo tan solo nos llevará un par de minutos y además nos ahorraremos dinero.

 

Pasos para arreglar el tacón de un zapato

Para arreglar el tacón vamos a necesitar pegamento epóxico con el que cubriremos, mediante una delgada tira, el lado por donde se nos ha roto el tacón. Antes de hacerlo deberemos limar ambas partes rotas. Una vez aplicado el pegamento tendremos que presionar ambos lados durante un par de segundos hasta que el pegamento se endurezca.  

Si al romperse el tacón se ven los clavos, tendremos que asegurarnos de que estos coincidan con los agujeros y habrá que aplicar también en ellos un poco de pegamento. Nos podemos ayudar de un martillo para que los clavos encajen perfectamente en sus agujeros. También, si queremos, podemos añadir otros clavos para aportar más seguridad.

Cuando haya pasado el tiempo suficiente y el pegamento esté seco, podremos utilizar nuevamente nuestros zapatos. Sin embargo, si notamos que el tacón todavía está un poco suelto tendremos que colocar clavos desde la base del tacón para que este quede completamente sujeto.

Para un mejor mantenimiento de los tacones añadiremos también unas tapas nuevas. Para ello, quitaremos las desgastadas con ayuda de unos alicantes y pondremos las nuevas encajándolas con un martillo. Y por último, para que queden perfectamente ubicadas, nos pondremos los zapatos y pisaremos fuertemente.

 

Consejos para evitar que se rompa el tacón

En la mayoría de las ocasiones, cuando un tacón se rompe nos suele pillar desprevenidos, por eso es recomendable que antes de salir de casa supervisemos nuestros tacones, sobre todo si ya tienen bastante tiempo. Para evitar que los tacones se nos rompan deberemos conservarlos bien, esto quiere decir que, si observamos que las tapas ya están desgastadas, tendremos que cambiarlas por otras nuevas rápidamente. 

También, si vemos que existe algún tipo de grieta en la unión entre el zapato y el tacón, intentaremos unir ambas partes antes de que se despeguen por completo y nos hagamos algún tipo de daño al romperse. 



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos