Limpiar una lámpara de araña de cristal

Publicado por Covadonga Carrasco, 25 Oct 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Consejos para limpiar una lámpara de araña

Las lámparas de araña de cristal dan una imagen majestuosa a cualquier estancia, pero al estar expuestas constantemente a la suciedad ambiental es necesario limpiarlas con intensidad cada cierto tiempo.

LO QUE DEBES SABER...
  • Limpiadores: existen limpiadores específicos para las lámparas de araña en tiendas de iluminación.
  • Electricidad: debemos evitar en todo momento mojar cables y elementos relacionados con la electricidad para no tener accidentes.
  • Suciedad: si la lámpara está demasiado sucia habrá que limpiar uno a uno los cristales y después los soportes de las luces.

 

Lo primero que tendremos que hacer será encender alguna luz alternativa o esperar a que haya luz del sol para limpiarla, ya que será imposible hacer la limpieza mientras la propia lámpara está encendida. Para evitar que alguien la encienda de forma accidental colocaremos cinta adhesiva sobre el interruptor para mantenerla apagada durante la limpieza.

 

Limpiadores especiales para lámparas de araña

Cubriremos las bombillas que miran hacia la parte del techo con bolsas transparentes y las ataremos con gomas elásticas.

En un recipiente mezclaremos una parte de alcohol y amoniaco con tres partes de agua destilada. También existen limpiadores específicos para lámparas de araña que podremos encontrar en tiendas de iluminación.

Añadiremos cualquiera de las dos soluciones en un pulverizador y rociaremos poco a poco diferentes partes de la lámpara. Tendremos que evitar rociar los cables o cualquier otro componente eléctrico.

Cristales y piezas que componen la lámpara

Podremos rociar los cristales y dejar que se sequen goteando (si vamos a usar esta técnica de limpieza tendremos que colocar un trapo bajo la lámpara). Si la lámpara tiene demasiada suciedad acumulada tendremos que lavar a mano cada uno de los cristales.

Quitaremos las bolsas de plástico de las bombillas cuando los cristales estén secos y limpiaremos los soportes de las luces y el resto de piezas que no sean de cristal, humedeciendo un trapo con cualquiera de los dos limpiadores que comentamos con anterioridad.

Dejaremos que la lámpara permanezca secándose al menos una noche para poder volver a encenderla.

Para mantener nuestra lámpara de araña de cristal no es necesario que llevemos a cabo esta limpieza de forma constante, pero sí al menos una vez al mes para que la suciedad no se acumule y no tengamos problemas a la hora de limpiarla.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos