Cómo limpiar monedas

Publicado por Vanesa Sánchez, 18 Oct 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Limpiar monedas

Para los aficionados a las monedas, tener una colección magníficamente presentada es una de sus principales aspiraciones. Pero tenerlas relucientes no siempre es aportarles valor. Veamos cuándo y cómo limpiar monedas de forma adecuada según su origen y material.

LO QUE DEBES SABER...
  • Limpiar monedas: se puede hacer de manera sencilla pero siempre con cuidado para no estropear la pátina de la moneda.
  • Pátina: es la capa de óxido que tienen las monedas y es mejor conservarla para proteger el metal.
  • Remedios: la limpieza ideal se realiza con productos no abrasivos, como el agua destilada o el aceite de oliva.

 

Hay que tener en cuenta que al limpiar las monedas es esencial conservar la pátina. La pátina es una capa de óxido que protege la moneda de la suciedad y del paso tiempo, y que es conveniente conservar. Es, por tanto, necesario hacernos la pregunta de si es preciso o no llevar a cabo una limpieza en profundidad, para no restarle valor a la moneda.

 

Limpiezas no recomendadas

Las monedas se pueden ver afectadas por el aire, la humedad, las huellas, el uso, etc. Pero no debemos preocuparnos, pues hay diversas formas de afrontar su limpieza sin que nada las dañe.

Limpieza con abrasivos químicos: salvo que seamos expertos, conviene no utilizarlos, ni siquiera los específicos para monedas, ya que podemos estropearlas aún más. Solo es aconsejable usar un producto de este tipo en el caso de ser grandes conocedores del tema.

Limpieza con abrasivos físicos: al igual que ocurre con las pastas hechas de bicarbonato, los abrasivos físicos pueden rallar la moneda y hacer desaparecer la pátina, por lo que es mejor no usarlos.

Limpieza sin abrasivos

- Limpieza física sin abrasivos: no es agresiva y conserva la pátina. Se trata de sumergir la moneda en agua destilada templada con jabón (nunca del grifo), durante varias horas, o incluso días, y frotar suavemente con las manos. Una vez hecho este proceso, se debe aclarar y secar con un paño limpio. Este sistema funciona especialmente bien con el oro, que apenas sufre oxidación.

- Otro sistema sin abrasivos e indicado para cobre y bronce es el de sumergir las monedas en aceite de oliva durante meses, cambiándolo una vez al mes y manteniéndolo en un recipiente cerrado. Posteriormente, habrá que limpiar las monedas con agua destilada y jabón.

- La limpieza mecánica: se hace con utensilios concretos como palillos de dientes, punzones, cepillos de dientes u otras herramientas con hilos de latón (que deben saber usarse para no rayar la pátina) o hilos de plata. Una limpieza algo cara pero muy eficiente.



Comentarios (1)

Leopoldo comento el 29/07/2014 a las 08:14

Es cierto que se debe tener mucho cuidado cuando se utiliza vinagre. Yo he probado usándolo por una hora, 30 minutos, 10 y apenas en el momento y los resultados son variables. A más tiempo en el vinagre me han quedado las monedas más brillantez, pero estoy muy consciente que no es el brillo original. También es cierto que conservar la página también puede resultar bueno, pero es todo un dilema: limpiarlas o no limpiarlas.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios