Mantenimiento del fregadero

Publicado por Covadonga Carrasco, 17 Sep 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Uso y mantenimiento del fregadero

El fregadero de nuestra cocina es uno de los elementos de la casa al que más uso le damos, por eso si queremos que funcione de manera adecuada, necesitaremos llevar un mantenimiento del fregadero óptimo.

LO QUE DEBES SABER...
  • Limpieza: sin importar el material del que estén hechos, la mejor manera es limpiarlos con un jabón neutro y agua.
  • Brillo: para mantener el brillo de los fregaderos de acero inoxidable usaremos un algodón empapado en alcohol de quemar.
  • Abrasivos: debemos evitar productos abrasivos en cualquier fregadero para evitar que se estropeen.

 

Es una de las piezas más funcionales de nuestra cocina: nos sirve para lavar los alimentos, cortarlos, escurrirlos, etc. Pero para que el fregadero se conserve de manera óptima a pesar de usarlo a diario, necesitaremos mantenerlo de forma adecuada.

 

Evitar productos abrasivos

Si el fregadero es de gres, su resistencia es mucho más alta que la de los fregaderos de otros materiales. Para limpiarlos bastará con usar un jabón neutro diluido en agua y frotarlo con una esponja. Después se enjuagará con agua y se pasará un trapo seco, de esta manera evitaremos que aparezcan las manchas de cal.

En el caso de que el fregadero sea de resina sintética, el mantenimiento es mucho más simple porque no hay poros. También habrá que limpiarlo a diario con un jabón neutro de la misma forma que el fregadero de gres.

Si el fregadero es de los de toda la vida, de acero inoxidable, a pesar de ser un material resistente que se mantiene limpio con facilidad, es necesario tener algunos cuidados.

Tendremos que limpiarlo a diario con jabones neutros como los anteriores, pero además, para que tenga brillo, puede pasarse un algodón con alcohol de quemar, aclararlo con agua después y secarlo con un trapo.

Desinfección cada cierto tiempo

Cada cierto tiempo se puede realizar una desinfección. Añadiremos un vaso de lejía por cada 10 litros de agua y dejaremos la mezcla aproximadamente 3 minutos en la cubeta, vaciaremos y aclararemos con abundante agua y secaremos con un trapo.

Nunca debemos, en ninguno de los tres casos, utilizar productos abrasivos. Especialmente los fregaderos de acero inoxidable no deben limpiarse con estropajos de níquel o detergentes en polvo, ya que rayarán la superficie y eliminarán el brillo.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios