Cómo cuidar la ropa de cama

Publicado por Vanesa Sánchez, 26 Mar 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cuidar ropa de cama

Cuando termina el día queremos descansar en una buena cama y sentirnos a gusto. Si nuestra ropa de cama está siempre perfecta, el descanso será mucho más confortable.

LO QUE DEBES SABER...
  • Ropa de cama: hay que elegir el tipo de tela correctamente según nuestras necesidades.
  • Lavados: hay que lavarla antes del primer uso y seguir las instrucciones de las etiquetas.
  • Otros cuidados: es recomendable cambiar la ropa una vez a la semana y poner fundas en los colchones y almohadas.

 

Muchas veces por las prisas del día a día no prestamos atención al cuidado de la ropa en general. Las sábanas, fundas, colchas y edredones los ponemos en la lavadora casi sin cuidado.

 

Elegir bien la ropa de cama

Ya que pasamos un tercio de nuestra vida en contacto con la ropa de cama, debemos tener cuidado a la hora de elegirla y, sobre todo, cuidarla. Aunque nos pueda parecer una tontería, el contacto con ropas y tejidos que no sean los correctos puede derivar en dermatitis o alergias.

A la hora de elegir la ropa de cama, prestaremos atención a los tipos de tejidos que existen: algodón, mezcla de algodón y poliéster, raso y seda. Cada uno de estos tejidos tiene sus propias características, por lo que escoger el que más se adapte a nosotros es primordial.

Por ejemplo, el algodón y la mezcla son las que más se suelen utilizar. La ventaja de la segunda es que se arruga mucho menos que el algodón solo. El raso y la seda tienen un tacto especial pero son mucho más delicados a la hora de cuidarlos. Si preferimos el algodón, tendremos más calidez con el egipcio, pero, evidentemente, es más caro que los demás.

Cómo cuidar correctamente la ropa de cama

Antes de usar la ropa de cama por primera vez debemos lavarla. Con este lavado lo que se pretende es que se eliminen las sustancias químicas de fabricación.

Lo ideal es cambiar la ropa de cama una vez a la semana, dos en caso de que el clima sea húmedo. Las fundas de las almohadas mejor dos veces por semana.

Para lavar la ropa de cama correctamente no es recomendable usar lejía y debemos seguir siempre las instrucciones de lavado de las etiquetas. Si añadimos al lavado media taza de bicarbonato, la ropa estará mucho más limpia, blanca y desodorizada. Si tenemos la posibilidad, mejor secarla al sol.

Los ácaros están en los colchones y ropa de cama, por eso es mejor que los aspiremos y pongamos fundas con cremallera, tanto en el colchón como en la almohada. Estas fundas hay que lavarlas al menos una vez al mes.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos