Limpiar joyas y objetos de oro

Publicado por Virginia González, 05 Nov 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Limpiar joyas de oro

Nuestros objetos de valor requieren también de una limpieza cada cierto tiempo, para que no pierdan su brillo y su color natural. Hay gran cantidad de formas de llevar a cabo un mantenimiento y saber cuidarlas de forma adecuada. 

LO QUE DEBES SABER...
  • Limpieza: usad productos naturales que encontréis en casa, como cebollas o pasta de dientes.
  • Cebolla: fácil y rápido, hay que dejar después que las joyas se ventilen para que pierdan el olor.
  • Pasta de dientes: a veces es necesario varios cepillados para eliminar todo.

 

Lo vintage está de moda, por esta razón desempolvad vuestras joyas más antiguas y aprovechadlas. Si algunas de ellas están descuidadas llevad a cabo estos consejos sobre cómo limpiar las joyas de forma casera, no tendréis que gastaros grandes sumas de dinero en productos y son muy efectivos.

 

Usar cebollas

La cebolla es muy útil en muchos sentidos, no solo como alimento o como forma de fortalecer las uñas, sino que también es tremendamente válida para la limpieza de joyas. Para ello partid una cebolla por la mitad, peladla y cortadla en rodajas. En un cuenco poned las joyas que necesitéis limpiar y encima la cebolla y dejadlo así durante unas horas. La cebolla soltará un jugo que será el que elimine la suciedad.

Después de esto, limpiadlas varias veces con jabón de lagarto y un trapo suave, para que queden perfectas. Para terminar dejadlas en un sitio donde se puedan ventilar durante un día al menos, para que pierdan el olor del todo.

Usar pasta de dientes

La pasta de dientes es también un limpiador muy efectivo para este tipo de objetos. Aunque requiere mayor atención que el caso anterior, tiene la ventaja de que no tendrá el mal olor como en el caso de usar cebollas. Se puede usar con cualquier tipo de joya y es también un método muy natural y económico.

Para llevar a cabo la limpieza con pasta de dientes, necesitaréis un bote o dos (dependiendo del número de joyas a limpiar) de la marca más barata que encontréis y un cepillo de dientes viejo (lo mejor es que guardéis los que ya no vayáis a usar más y los utilicéis para este tipo de cosas).

Poned una buena cantidad de pasta de dientes en el cepillo humedecido y frotad con él la joya. No apretéis demasiado o podrá rallarse. Pasado un rato, ponedla bajo el grifo o en un cacharro con agua templada. Si está limpia, secadla con un trapo suave, pero si veis que quedan restos, repetid hasta eliminar todo. 



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios