Todo lo que hay que tener en cuenta antes de firmar un contrato de alquiler

Publicado por canalHOGAR, 02 Ago 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Todo lo que hay que tener en cuenta antes de firmar un contrato de alquiler

Los contratos de arrendamiento no son muy complicados, ya que regulan la relación entre arrendador y arrendatario. Sin embargo, la experiencia demuestra que no siempre se sabe todo lo que hay que tener en cuenta antes de firmar un contrato de alquiler.

Si vas a firmar un contrato de alquiler de una vivienda, es importante que no dejes nada al azar, aunque hay situaciones que nunca piensas que van a presentarse, pueden darse y es mejor no confiar en la suerte en estos casos y saber todo lo que hay que tener en cuenta antes de formar un contrato de alquiler. Te evitarás problemas que pueden ser graves incomodidades para ti en poco tiempo.

Las condiciones generales del arrendamiento deben quedar claras y reflejadas en un contrato de alquiler legal y válido. Hay detalles que son especialmente delicados y que según los expertos, suelen ser fuente de conflicto. Son estos puntos los que hay que verificar y conocer, sin duda, antes de firmar para ser consciente del tipo de alquiler que suscribes, las obligaciones y derechos que conlleva tu firma.

   1. Fianza

La fianza es legal y habitual en todo contrato de arrendamiento. Esta cantidad está destinada a cubrir en caso necesario desperfectos que pueda causar el alquilado durante su estancia en el inmueble. En ningún caso, se considera pago por rentas debidas u otros conceptos. Como norma general, la fianza suele entregarse a la firma del contrato por el inquilino y el arrendador tiene un mes para devolverla a contar desde que el arrendatario finaliza su contrato de alquiler y entrega las llaves.

   2. Arrendador y arrendatario

Es importante que tanto el futuro inquilino -arrendatario- como el dueño del inmueble que alquila -arrendador- sean los titulares del contrato de alquiler para evitar problemas futuros en ambos sentidos. Si como inquilino tienes dudas sobre la titularidad del piso que vas a alquilar, es mejor que las resuelvas antes de la firma del contrato. Puedes verte envuelto en problemas por pisos de titularidad compartida, como herencias o similares.

   3. La renta

No hay duda de que el precio del alquiler será un punto principal en la negociación y aceptación de un alquiler, por lo tanto, es evidente que no es un dato que se pase por alto. Sin embargo, es importante fijar también los detalles sobre este tema, especialmente si se trata de un alquiler de larga duración. ¿Cuándo y en qué circunstancias se actualizará la renta? ¿Puede el arrendador incrementar el precio del alquiler libremente? Estas especificaciones deben quedar reflejadas de forma concreta y específica en el contrato, siendo entendidas y aceptadas por ambas partes.

 

   4. Duración del alquiler

Este punto encierra muchas situaciones que suelen ser fuente de conflicto habitual aunque al inicio todo parezca claro. Puede darse el caso de que el arrendador quiera recuperar su piso antes de lo previsto por cualquier tipo de necesidad o si ha decido venderlo; por otra parte, también puede ser el inquilino el que decida abandonar el alquiler antes de lo previsto. La duración estipulada debe quedar reflejada en el contrato de alquiler, pero también es posible incluir cláusulas extras para regular este tipo de situaciones extraordinarias, pero que pueden darse. En base a lo pactado, sabrás si puedes abandonar antes el piso alquilado y qué tipo de penalizaciones tienes que afrontar.

   5. Obras, mejoras, reformas o modificaciones en la vivienda alquilada

Este conjunto de circunstancias también suele ser fuente de conflicto o desacuerdo en las relaciones entre arrendador y arrendatario. Se entiende que el inquilino no debería pagar ningún tipo de mejora del inmueble ni acometer por su cuenta cambios en la vivienda u obras de renovación, pero pueden pactarse otras condiciones y es mejor aclarar estos puntos antes de firmar el contrato.

No dejes pasar por alto estos cinco puntos antes de firmar tu contrato de alquiler, te ahorrarás disgustos a corto y a largo plazo. Garantiza tu tranquilidad -seas arrendador o arrendatario-, alquilando una casa protegida con el Seguro de Hogar MAPFRE con las coberturas principales para las contingencias y eventualidades esenciales como robo, incendio o inundaciones.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios