Cómo y cuándo reclamar a Consumo

Publicado por Covadonga Carrasco, 24 Sep 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo reclamar a Consumo

Seguro que todos, en mayor o menor medida, hemos sufrido esa terrible sensación de no saber qué hacer ni a quién recurrir cuando nos ha tocado realizar alguna reclamación. En la mayoría de las ocasiones, desconocemos que como consumidores tenemos diversas herramientas a nuestra disposición para defender nuestros derechos. Veamos cómo y cuándo debemos reclamar a Consumo.

LO QUE DEBES SABER...
  • Amistoso: antes de recurrir a consumo, debemos intentar llegar a un acuerdo amistoso con la empresa con la que hemos tenido el problema.
  • Gratuito: el servicio de Arbitraje de Consumo es gratuito, pero ambas partes deben estar de acuerdo a la hora llevarlo a cabo.
  • Juicio: es la última opción, ya que conlleva muchos gastos y se demora mucho en el tiempo.

Antes de recurrir a la Administración de Consumo, debemos intentar alcanzar un acuerdo amistoso con la empresa con la que hemos tenido el problema. A través del servicio de atención al cliente o de su responsable directo, habrá que dejar por escrito o mediante el envío de un burofax nuestra queja o reclamación.

 

Acudir al Arbitraje de Consumo

Si en un plazo razonable de tiempo no hemos recibido ninguna respuesta, tendremos que acudir al Arbitraje de Consumo o interponer una reclamación por vía administrativa, lo que se conoce, comúnmente, como hoja de reclamaciones. No lograremos demasiado, pero si nos dan la razón, la empresa puede ser expedientada.

Si nos decantamos por acudir directamente al Arbitraje de Consumo, el conflicto puede resolverse en aproximadamente unos seis meses. El laudo que emita la Junta Arbitral de Consumo será equivalente a una sentencia judicial, el único problema es que ambas partes deben estar de acuerdo en someterse a ello, de lo contrario no se podrá llevar a cabo.

 

Un juicio es la última opción a la hora de solucionar el problema

La última opción debe ser la de recurrir a juicio, esto se alargará en el tiempo y, a diferencia del Arbitraje de Consumo, no es precisamente gratuito. Si el juicio resulta favorable para nosotros, lograremos obtener una indemnización.

En cualquier caso, siempre es aconsejable acudir a los expertos para que nos aconsejen y asesoren sobre nuestros derechos, nos ayuden a reclamar y, sobre todo, nos defiendan ante los abusos de algunas empresas.

Las reclamaciones no solo solucionan nuestros problemas sino que, además, pueden ser un buen escarmiento para las empresas que actúan de forma fraudulenta, intentando así que no se repitan los hechos con otros consumidores.



Comentarios (1)

cristinalpez354 comento el 24/09/2014 a las 12:11

Yo también pienso que es mejor intentar llegar a un acuerdo con la empresa antes de meterse en juicios, que luego son un engorro.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios