Cómo afilar tus cuchillos y que queden como nuevos

Inicio  /  Hogar  /  Ahorro en el hogar  /  Cómo afilar tus cuchillos y que queden como nuevos

Cómo afilar tus cuchillos y que queden como nuevos

¿Tienes cuchillos que no corta bien? ¿Presentan alguna grieta? Se puede reparar en casa. Te mostramos cómo afilar un cuchillo usando distintos métodos.

Los utensilios de cocina suelen ser utilizados a diario, por este motivo, es normal que se desgasten o sufran pequeños daños. Los cuchillos son uno de los elementos que más sufren, ya que se utilizan tanto para cocinar como para comer. Por tanto, que el filo no corte como cuando lo compraste es normal. Para alargar su vida útil debes afilar tus cuchillos cuando corresponde. No te agobies, es algo sencillo y que puedes hacer sin salir de casa.

Por qué el cuchillo no corta bien

Es normal que, con el uso, los cuchillos vayan perdiendo filo, y sean menos eficientes a la hora de cortar. Dependiendo del tipo de acero del cuchillo que estés empleando, el afilado tendrá una mayor o menor duración, además, deberás tener en cuenta que esto también dependerá de la manera en la que lo emplees.

Es probable que no corte como el primer día si lo empleas sobre superficies muy duras, lo utilizas con alimentos corrosivos como el limón o el tomate, lo lavas en el lavavajillas o realizas demasiada presión lateral sobre la hoja a la hora de utilizarlo.

Antes de decantarte por afilarlo, deberás comprobar su estado y reemplazarlo por uno nuevo si se han roto los remaches que sujetan el mango, si la punta se ha roto o si la hoja presenta grietas que no pueden ser reparadas. En el caso de que no existan grandes daños, puedes emplear distintos métodos para su afilado.

Afilar usando una piedra

En casi todas las casas existe una piedra de afilado. Este elemento, además de barato, es tremendamente eficaz y sencillo de usar para conseguir unos buenos resultados en el filo de cualquier cuchillo.

Antes de lanzarte a frotar el cuchillo contra la superficie de esta, es necesario que realices una preparación sumergiéndola en agua durante 10 minutos. Trascurrido este tiempo, colócala sobre una superficie estable para evitar que se mueva mientras te encuentras afilando el cuchillo.

Coloca el cuchillo conformando un ángulo de 20 grados con la piedra y sujétalo firmemente por el mango. Con la mano que te quede libre, fija la hoja contra la piedra utilizando los dedos índice y corazón deslizando con una ligera fuerza sobre la superficie en el sentido contrario al corte. Este proceso debe repetirse varias veces por ambos lados para conseguir buenos resultados. Finaliza con un lavado con agua y jabón del cuchillo para eliminar impurezas.

Uso de un afilador manual

Otro método similar al uso de la piedra es el de la utilización de un afilador manual. Este utensilio ha sido diseñado para tal propósito, por lo que todo en él está pensado para conseguir los mejores resultados.

Se trata de un aparato que cuenta con varias hendiduras en las que se encuentran piedras con distintos granos de grosor pensadas para proporcionar el mejor acabado.

Su funcionamiento es muy sencillo, tan solo deberás pasar la hoja del cuchillo por la hendidura con el grano más grueso haciendo un movimiento hacia ti, de esta forma, se consiguen eliminar las imperfecciones y recupera su ángulo.

A continuación, deberás perfilar y pulir la hoja usando la siguiente abertura en la que se encuentra la piedra de grano medio. Para finalizar, pasa el cuchillo por la de grano fino para mejorar el filo y lávalo con agua y jabón.

Utilizar una chaira

La chaira es una barra de acero de forma cilíndrica empleada para afilar cuchillos, esta suele ser empleada por los carniceros por lo que su uso es muy eficaz para proporcionar el filo adecuado en poco tiempo.

Lo primero que deberás hacer es alinear el borde de la hoja del cuchillo con la chaira conformando un ángulo de entre 15 y 20 grados.

A continuación, sostén fuertemente el afilador para evitar que este se resbale y comienza con el proceso desde la parte más cercana al mango para finalizar en la punta.

Desplaza el cuchillo por toda la superficie y repite de forma rápida y constante el movimiento por cada lado del mismo. Para conseguir un buen filo, será suficiente con que lo deslices por la chaira durante un minuto por cada uno de sus lados.

Para acabar, lava el cuchillo con agua y jabón para eliminar los posibles restos de acero que puedan haberse desprendido.

Afiladores eléctricos

Este tipo de aparatos son muy rápidos a la hora de afilar tus cuchillos, con tan solo colocarlo dentro del dispositivo y pulsar un botón, conseguirás que el filo y la hoja de este estén listos para cortar cualquier alimento.

A pesar de su rapidez, es más conveniente usar un método manual ya que el uso continuado del afilador eléctrico puede hacer que la hoja se desgaste más fácilmente al emplear elementos más agresivos.

Cómo saber si el cuchillo está afilado

Elijas el proceso que elijas, será necesario que pruebes si el resultado es el esperado. Para realizar esta comprobación tan solo necesitarás el cuchillo y un folio de papel. Sostén la hoja en el aire con una de tus manos y coloca el cuchillo sobre el borde superior del folio. Desliza la hoja hacia abajo para conseguir cortar el papel con un solo movimiento.

Si lo consigues a la primera, el cuchillo estará afilado correctamente y ya podrás utilizarlo con tus alimentos. En el caso de que no logres el resultado esperado repite cualquiera de los métodos anteriores para conseguirlo.

Cómo mantener tus cuchillos afilados durante más tiempo

Una vez que hayas afilado tus cuchillos, es necesario realizar un mantenimiento para que estos duren más tiempo. El procedimiento es muy sencillo y basta con seguir una serie de consejos que ayudarán a alargar su vida útil. Por tanto, si quieres conservarlos como el primer día debes:

  • Evitar lavarlos en el lavavajillas
  • Sécalos después de lavarlos y guárdalos dentro de un recipiente pensado para cuchillos.
  • No propines golpes fuertes con otros utensilios de cocina
  • Úsalos siempre sobre tablas de cortar ya que al hacerlo sobre la encimera el filo se puede ver muy dañado.
  • No arrastres los alimentos con el filo: si vas a realizar esta acción utiliza siempre el lomo.
2019-11-27T18:27:49+02:002 diciembre, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.