Ideas para preparar acondicionador de barba casero

Publicado por canalHOGAR, 24 Jul 2017

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

hombre con barba

Desde que los hípsters la encumbraron a la fama, la barba se ha ido haciendo un hueco importante. Hasta el punto de contar con centenares de productos para su cuidado. La versión económica es hacer el acondicionador para barba en casa.  

Los hípster han reinterpretado la moda de la barba asociándola a un tipo de vida moderno y desenfadado, muchos son los que se han apuntado a esta tendencia de lucir pelo en el mentón sin prestar demasiada atención a sus cuidados. Gran error. Al igual que el cuero cabelludo, éste también requiere de lavados, recortes y cuidados que le aporten brillo, definición y vitalidad. Y no solo eso, es que la piel que se esconde debajo también necesita hidratarse para mantenerse en condiciones óptimas.

Si todo esto te suena a chino, empezaremos entonces por detallar el tipo de productos que puedes encontrar en el mercado para mimar tu barba. A parte de utensilios para recortarla y peinarla, también dispones de:

 

  • Champús especiales para limpiarla a fondo. Ten en cuenta que su posición en la cara hace que esté más expuesta a ensuciarse. Por eso, necesitas de un champú que limpie en profundidad sin dañar el pelo.
  • Lociones y aceites esenciales, que la nutren y le aportan brillo evitando que se encrespe y pierda definición.
  • Bálsamos, una mezcla entre gel y acondicionador para barba, que hidratan también la piel y crean un efecto de relleno cuando escasea el pelo y se busca disimular los huecos vacíos.
  • Ceras. Aunque se usan principalmente para domar los bigotes más rebeldes, también las puedes usar con el mismo fin para darle a tu barba la forma que quieras.

 

Haz tu propio bálsamo acondicionador casero

Como casi todo en la vida, en esta ocasión también puedes preparar tus ungüentos en casa, lo que reducirá sus costes y, además, estarás ayudando a minimizar la huella que dejamos en el medio ambiente al renunciar a los componentes químicos que suelen llevar incorporados este tipo de productos. Y los resultados serán igual de buenos.

Bálsamo de karité y árbol de té

Necesitas dos cucharadas de aceite de coco, otras dos de aceite de almendra dulce, una cucharada de cera de abeja, otra de manteca de karité, y quince gotas de aceite esencial de árbol de té. Calienta al baño María todos los ingredientes, menos el aceite de árbol de té. Cuando la mezcla esté completamente derretida, retírala del fuego y añade el aceite de árbol de té. Viértelo en otro recipiente y déjalo enfriar para que se solidifique. El resultado será una pasta homogénea con una textura cremosa, ideal para aplicarla perfectamente por tu pelo facial.

Bálsamo reparador de aceites esenciales

Pon en un recipiente diez mililitros de aceite de uva, diez de aceite de almendras, diez de aceite de jojoba, dos gotas de aceite de romero, una de menta, y otra de lavanda para darle un aroma especial. Aplícatelo en la barba húmeda y cepíllate con un peine fino para que la mezcla se funda con la barba y cree un efecto fijador. 

Acondicionador de vinagre de manzana

Sólo necesitas un vaso y medio de agua, una cucharada de vinagre de manzana y una cucharada de harina de maíz para que le dé cierto espesor. Si tienes una barba con tendencia a engrasarse, añade unas gotas de algún cítrico como el limón. Si, por el contrario, es seca, frágil y quebradiza, añade unas gotas de romero o de salvia.

Champú de aceite de argán y menta

En un bol, mezcla una cucharadita de aceite de argán, otra de aceite de árbol de té, una más de aceite de jojoba y unas gotas de aceite de menta. Después, añade medio vaso de jabón de Castilla líquido y un cuarto de agua, y remueve. Y ya está listo para usarse. Para que haga todo su efecto, aplícalo masajeando bien la barba.

Tips básicos para lucir una buena barba

Hacer visitas semanales al barbero para que repase la barba no conseguirá lo que buscas, sino todo lo contrario. Mejor, dale un mes de descanso a tu barba y, pasado ese tiempo, recórtala. A partir de ahí, renueva la cita con las tijeras mensualmente. Esto ayudará a que esté más espesa y mantenga la forma.

Utiliza un champú específico o, en su defecto, uno para cabello fino. Por el lugar que ocupa, es más fácil que se manche, por lo que su limpieza debe ser diaria.

Aplica un acondicionador para barba mediante un suave masaje que vaya desde la raíz hasta las puntas y enjuaga con abundante agua templada para que se eliminen todos los restos de acondicionador.

Péinala primero con un cepillo para desenredar los posibles nudos que se hayan formado, y después repásala con un peine fino. Haz esta operación también después de las comidas para arrastrar con el peine cualquier resto que se haya quedado de la comida.

Los productos específicos como el acondicionador para barba, suelen ser bastante caros. Por eso, aprender a hacerlos e tu propia casa es una opción bastante acertada. Al trabajar con mantecas y aceites, te cuidado de no estropear la zona en la que te pongas diseñar tus ungüentos. Y siempre, cuenta con un Seguro de Hogar MAPFRE que, en caso de problemas, pueda brindarte la asistencia necesaria.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos