Cómo reparar peluches vintage

Publicado por canalHOGAR, 20 Mar 2017

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Oso de peluche sonriente sobre fondo blanco

¿Quién no recuerda dormir abrazado a un peluche cuando se era un niño? Una vez que se crece, los peluches dejan de ser compañeros de cama, pero eso no significa su desaparición. Muchas personas mantienen un lugar reservado en su habitación para sus peluches o muñecas favoritas y muchas otras han apostado por usarlos como decoración.

La reciente tendencia que potencia lo clásico ha hecho que aparezca el peluche vintage. La vuelta a los ositos de peluche antiguos hace necesario renovar su aspecto y realizar una serie de pasos para conseguir devolverles su esplendor que te contaremos en este artículo.

Los peluches nunca pasan de moda y aunque anteriormente únicamente solo se usaran como herramienta de juego para los más pequeños, ahora es también un objeto usado por adultos como cojín o incluso como decoración. Los peluches vintage tienen un gran valor para los coleccionistas, que pueden llegar a pagar miles de euros.

Las marcas más lujosas tampoco se han quedado de brazos cruzados ante esta tendencia y Louis Vuitton creó “DouDou” un osito de peluche del que solo se hicieron 500 unidades que ha llegado a alcanzar un precio de 182.000 dólares en una subasta. Otro plantígrado de peluche creado por Steiff cuya boca está cosida en oro y tiene ojos de zafiro y diamantes tuvo un precio de salida de 62.000 euros. Parece claro que los peluches han dejado de estar reservados para los niños.

Ya sea un oso de peluche o muñeca de trapo, está claro que el juguete vintage está de moda. El problema de este tipo de objeto es que a veces con el paso de los años se le sale el relleno interior, se deteriora la tela, se pierde alguna extremidad o se le cae un ojo. Sin embargo, todo es solucionable, solo hace falta seguir los consejos que te proponemos:

 

Cuando nuestro peluche ha perdido el relleno.

  • Comprobación. El primer paso es asegurarse de que nuestro osito está todavía esponjoso. Para ello, abrázalo y comprueba que no se queda plano. Una vez analizado que necesita un poco más de cantidad en su interior vete a una tienda especializada y prepara una aguja, preferiblemente si es de tapicería, que se diferencia de la habitual por tener un ojo más grande y ser curvada.
  • Vaciado. Comprueba qué costura es mejor deshacer. Si no hay ningún lugar en especial que esté preparado para eso, lo mejor es utilizar la zona de la axila, pues permite introducir bien el relleno y además luego se disimula de una forma más sencilla. Corta con cuidado los hilos de la zona con unas tijeras y quita todo el relleno. Es mejor cambiar completamente el material interior que tratar de añadir nuevo, pues entonces habrá dos densidades y el peluche quedará amorfo.
  • Limpiar. Aprovechando la operación, podemos lavar nuestro achuchable amigo. Si ya tiene unos años, en lugar de meterlo en la lavadora te proponemos que lo laves a mano con un poco de agua tibia y jabón. No es necesario que lo fuerces demasiado, pues no queremos que la tela sufra ningún daño.
  • Secar. Dedicamos un apartado a este paso porque es muy conveniente recordar que para eliminar el agua después de ser lavado, no debe de retorcerse la tela. Es mucho mejor usar un secador de pelo.
  • Comprobar costuras. Dale la vuelta al osito de dentro a fuera e inspecciona que no hay costuras débiles. En el caso de que haya pequeños agujeros, tápalos con cuidado y si es posible con un hilo que sea lo más parecido al original. Una vez analizado todo, volver a poner al peluche derecho, es decir, con la tela exterior para fuera.
  • Mete el relleno. Originalmente los peluches vintage solían estar rellenos de algodón, pero en la actualidad se suele usar poliéster por ser más resistente y esponjoso. Asegúrate de que queda firme, pero manteniendo la suavidad que debe de tener un peluche.
  • Cierra la costura. Trata de hacer un punto lo más parecido posible al que estaba anteriormente. Repasa con un peine suavemente el pelaje para que nuestro peluche vintage tenga un aspecto perfecto. Siguiendo los trucos enumerados podrás volver a hacer que tu osito de peluche vuelva a ser suave  como el primer día y dure muchos años.

 

Cuando se ha perdido un ojo, la nariz o la boca.

  • Ojo. Trata de que sea igual al inicial. Si no hay suerte de encontrar una réplica que sea fidedigna quizás merezca la pena quitar los dos ojos y cambiarlos por completo. Si por el contrario quieres el dibujo sea realizado con hilo, realiza un circulo o un óvalo con un contorno negro. Posteriormente rellénalo con hilo blanco y finalmente usa el color que más te guste para el iris. Un truco genial es emplear un poco de blanco en la pupila para semejar que es un brillo e incrementar el sentido de profundidad.
  • Nariz. Puede ser una pieza o ser dibujada con hilo. Acude a una tienda especializada para poder elegir la nariz que más le convenga a tu peluche vintage.
  • Boca. Al contrario de lo que sucede con los anteriores órganos. La boca suele ser siempre dibujada con hilo o incluso puede haber peluches que carecen de ella. Para que el contorno sea el más parecido al inicial, utiliza los pequeños agujeros dejados por las puntadas originales.

 

Reparar extremidades

  • Si nuestro querido animal ha perdido una extremidad, pero la otra está en perfectas condiciones podemos usar aquella pieza que está bien para usarla de guía como para realizar un patrón que nos sirva para copiarla. Tienes que tener en cuenta que debes de dejar un espacio de unos 0,5 cm para que se pueda cerrar la costura. Una vez realizada la nueva extremidad, se rellena y se coloca en su lugar original.

 

 

Como puedes comprobar con cuidado y delicadeza se puede reparar un peluche vintage y hacer que recobre el esplendor inicial. Un peluche con tanto valor sentimental debería de estar cubierto ante cualquier problema que pueda aparecer, y para ello la mejor opción es el Seguro de Hogar MAPFRE.




Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos