Todo sobre la reutilización de aguas grises

Publicado por canalHOGAR, 09 Mar 2017

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Mano de hombre sujeta manguera verde para riego

El agua resultante de nuestro lavabo, nuestra colada o la limpieza en nuestra casa, puede servir para otros usos, dándole un respiro al planeta. ¿Te apuntas? 

 

El problema del agua

Para hablar de la escasez de agua, no debemos centrarnos en lo que afecta a nuestro país, ya que como tal, el agua sigue su curso por todo el Planeta y, además de no entender ni de límites ni de fronteras, es un Derecho Humano reconocido que, a día de hoy, no todos ven satisfecho.

Según los últimos cálculos, la escasez de agua afecta al menos a 2.800 millones de personas durante 30 días al año. Y si nos centramos en las personas que no tienen acceso a agua potable o salubre para su consumo e higiene personal, la cifra es de 1.300 millones de personal.

El cambio climático hace que los glaciares retrocedan y el cauce de los ríos se vea mermado. El uso indiscriminado del agua para consumo humano ha conseguido, no solo una educación hacia el despilfarro, sino también asfixiar los acuíferos. La deforestación y la contaminación no hacen más que agravar el problema.

 

Aguas negras y aguas grises

Toda el agua procedente de los hogares actualmente va a un sistema de alcantarillado compartido. Pero en algunos casos, podrían utilizarse para la agricultura, antes de devolverse al cauce de los ríos.

Hablamos de las aguas grises, que son las que van de lavados, uso en cocina o fregaderos, riego de jardines. Es decir, agua usada pero reutilizable.

No tienen que ver con las aguas negras, que son únicamente las resultantes en nuestra taza del wáter.  

 

Dónde encontrar la mejor gestión del agua

Los ejemplos que vamos a ver a continuación reflejan una realidad importante: el primer paso es la educación, es decir, conseguir la concienciación ciudadana. Por mucho que los estados impongan iniciativas sostenibles, o modifiquen el trazado de las ciudades para facilitar el ahorro del agua, somos los ciudadanos quienes debemos poner en marcha hábitos ecológicos e incorporarlos a nuestras decisiones y tareas diarias.

  • El caso de Estocolmo: En Suecia no es una opción expandirse sin antes darle un buen uso al terreno ya urbanizado. Razón por la cual, en los años 90, crearon en su capital el ecobarrio Hammarby Sjöstad, que buscaba reducir el consumo de agua hasta el 60 por ciento por persona y también restar el 40 por ciento a los residuos emitidos. A día de hoy, las aguas grises son recogidas y usadas para generar biogás con el que cocinar y energía para calentar las casas de la zona.
  • Refrescando Silicon Valley: En la soleada California, la sequía a menudo causa estragos. Por eso, apostaron por un nuevo centro de reciclado de agua, que otorga a la región unos 30 millones de litros cada día.
  • Israel: Más de la mitad de su área es desértica. La población aumenta progresivamente y las lluvias van disminuyendo. ¿Qué hacer? Replantear la gestión de sus aguas, desde apostar por la desalinización hasta usar agua reciclada para el cultivo (con un método propio basado en “regar” las raíces de las plantas en vez de encharcar los campos). Pasando por imposiciones al consumo humano: el agua allí es muy cara y el uso de los inodoros eficientes, totalmente obligatorio. Se les considera los pioneros en el reciclado del agua.
  • La ciudad – estado de Singapur: Antes solo tenían 2 formas de contar con agua potable. Comprársela a Malasia o guardar el agua de lluvia. Evidentemente, en pro de su futuro, su Gobierno inició diversas acciones para conseguir hallar una solución al problema. Hoy en día, se ha reducido el uso humano, pasando de 165 litros por persona al día en 2003 hasta 150 a día de hoy. Por otra parte, pusieron en marcha plantas desalinizadoras e impulsaron plantas de tratamiento y reciclado de aguas. Hoy en día, abastecen el 30 por ciento de sus necesidades con agua reciclada e incluso el 25 por ciento de sus necesidades con agua desalinizada.
  • Los Países Bajos: Su nombre se lo debe a su altitud respecto al nivel del mar, provocando un riesgo perpetuo a las inundaciones. Además de usar diques como hace cientos de años, decidieron que era la hora de dar soluciones más novedosas. Ahora han conseguido modificar el cauce de los ríos.

 

Hacia el futuro

La reutilización de aguas grises en las comunidades, o en viviendas unifamiliares, es más fácil de lo que parece. El objetivo es aprovecharla para cultivos, jardinería o limpieza de edificios, pero nunca para el consumo humano.

La instalación consiste en crear un sistema de tuberías independientes, con un depósito en el cual se va a realizar la tarea de depurado y los bidones donde va a parar el agua reutilizada. Esta clase de equipos estarán ubicados en buhardillas, desvanes o sótanos.

Utilizar estos sistemas garantizan un ahorro del 30 al 45 por ciento del agua potable disponible. O expresado en cifras más fáciles de entender: 45 litros de agua potable y aguas residuales por persona al día. En caso de hoteles o gimnasios, el ahorro puede llegar a 60 litros por persona y día.

No obstante, su instalación para el abastecimiento de una familia de 4 personas supera los 1.100 euros, con lo cual es una inversión que merece la pena contemplar en el momento en el que se vaya a realizar una reforma. 

Aun así, la implantación de estos sistemas tiene que hacerse a conciencia, ya que el resultado de un mal tratamiento para la reutilización de aguas grises conduce al mal olor, contaminación del Medio Ambiente y puede tener efectos nocivos para la salud.

Si estás pensando unirte a esta fantástica manera de ahorra agua y darle otra oportunidad a los nutrientes derivados de su uso, o planeas hacer una reforma para mejorar la eficiencia energética de tu vivienda, no olvides asegurar tu inversión.

Con un Seguro de Hogar MAPFRE, puedes beneficiarte de grandes coberturas aplicadas a tu caso y el futuro de tu familia en el hogar. ¡Tu reforma lo merece!   



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos