Las mejores bombillas para ahorrar luz

Publicado por canalHOGAR, 17 Feb 2017

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Varias bombillas LED azules encendidas

En pleno invierno y con las temperaturas por los suelos, elegir las mejores bombillas es una de las mejores tareas para ahorrarnos sorpresas en la factura.  

 

Del pasado al futuro

-        Bombilla incandescente: eliminadas del proceso de compraventa y prohibidas oficialmente en 2012, eran un ejemplo de despilfarro de energía. Solo el 5% de la energía generada se traducía en luz, mientras que el 95% restante iba directamente al calor. En cuanto a su duración, apenas duraban 1.000 horas, es decir, una vida media de un año.

-        Halógenos: Siguen comercializándose por ventajas obvias frente a sus predecesoras. Duran más, unas 3.000 horas, y consumen menos. Su prohibición está prevista para septiembre de 2018.

-        Fluorescentes compactas o bombillas de bajo consumo: Empezaron siendo la opción preferente, ya que su duración se eleva a entre 6 y 10 años, ahorrando un 80% de energía. Sin embargo, tienen dos grandes inconvenientes, que es que albergan mercurio, por eso se las considera altamente tóxicas. Por si fuera poco, tardan en calentarse y dar su resultado óptimo de iluminación.

-        Los LED llegaron a revolucionar el rendimiento energético. Con un ahorro del 85% frente a una incandescente, llegan a durar hasta 50.000 horas y transforma el 90% de la energía en electricidad. Su encendido es instantáneo y no queman al tacto. 

El auténtico inconveniente que tenían era el precio, pero desde 2010 su importe ha bajado en un 40%. Además, es una inversión que se amortiza rápidamente. Por eso la Unión Europea planea “pasarse a LED”, prohibiendo las opciones más contaminantes y menos eficientes a partir de 2018.  

Los gastos de iluminación suponen un quinto de la factura de electricidad. Por eso, no debemos dejar de mirar las posibilidades reales de ahorro de cada bombilla. La instalación de bombillas eficientes puede permitir un ahorro a cada ciudadano de 115 euros. Y un ahorro energético equivalente al necesario para abastecer Portugal durante un año.

¿Cómo elegir una bombilla LED correctamente?

Habremos de fijarnos en estos 5 criterios.

-        La Potencia (W) o los watios que consume cada bombilla.

-        El Factor Potencia (PF) nos dice qué porcentaje de energía traduce en luz y oscila de 0 a 1. Es decir, si vemos 0,9 es mucho mejor que 0,2.

-        El Flujo Luminoso (LM), mide la cantidad lumínica que emite una bombilla. Un LED de calidad puede emitir mucha luz sin emplear mucha potencia. 

-        La Temperatura del Color, que mide el color que emite la bombilla en grados Kelvin. 

 

 

Podemos separar hasta 3 categorías:

1. 2700K, si queremos una luz cálida, ideal para dormitorios.
2. 3000K para un ambiente de luz neutra.
3. 5000K y superior, para una iluminación que imite a la luz del día.

-        El Índice Cromático (CRI o Ra) nos habla de la calidad de la luz en comparación con la luz natural. Se puntúa de 0 a 100, donde 100 es luz y color naturales.

 

Hacia la domótica

La domótica nos permite diversas oportunidades de ahorro, como pueden ser:

-        Apagado con un botón para controlar todos los sistemas de tu casa. Ideal para no dejarse las luces encendidas al salir del domicilio.

-        Sensores de movimiento, que permiten ahorrar la luz cuando no hay nadie en una estancia.

-        Programación de encendido y apagado de luces, junto con la gestión automática de persianas, hace posible que adaptemos mejor el ahorro a nuestro horario y aprovechemos al máximo la luz natural.

-        Control de potencia, lo que aparte de confort puede suponer un ahorro de energía importante.

 

 

A propósito de la domótica, ahora podemos acceder a una fantástica oferta de led inalámbricos inteligentes, es decir, que pueden ser controlados por Smartphone, funcionan con la wi-fi de tu domicilio, emiten toda clase de tonalidades y son relativamente fáciles de instalar.

De momento, siguen siendo bastante caros, pero con la competencia podrán abaratarse fácilmente en los próximos años.

Una estupenda noticia sobre la iluminación de tu hogar, es que el proceso de cambio de bombillas, de momento, no afecta en casi ningún caso a la estructura del sócate con lo cual, si tienes lámparas antiguas o de colección, podrás seguir empleándolas por mucho tiempo. Por cierto, para proteger estas lámparas y todas las piezas de valor que tengas en casa, cuentas con las distintas coberturas de los Seguros de Hogar MAPFRE.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos