Trucos para encontrar un buen piso de alquiler

Publicado por canalHOGAR, 26 Ene 2017

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Una pareja acaba de recibir las llaves de su nueva casa.

A todos nos ha llegado el momento de independizarnos, cambiar de ciudad o, simplemente, buscar un sitio que nos guste más para vivir, pero la realidad es que buscar un buen piso de alquiler no siempre es tan fácil como parece.

Puede ser que todavía no sea tu momento de acceder a una vivienda en propiedad, ya sea porque no te lo puedes permitir, porque no tienes la certeza de querer vivir siempre en tu ciudad actual o porque simplemente “atarte” a una hipoteca no va con tu estilo de vida. Muchas personas se encuentran en alguno de estos escenarios y es por esto que el número de viviendas de alquiler se ha triplicado en los últimos años.

Si bien tanto la oferta como la demanda de estos pisos dependen mucho de su localización: ciudad, población, barrio, etc… si estás pensando en mudarte siempre tienes que tener en cuenta los siguientes consejos.

Fija un precio y zona

Lo primero que debes hacer es preguntarte, ¿me puedo permitir vivir en mi barrio favorito?

Si la respuesta es sí, márcate un presupuesto realista y empieza a buscar piso. Si el precio de tu zona preferida se escapa de tus posibilidades, puedes valorar algunas zonas cercanas a ese barrio u otros en los que tengas familia o amigos. Recuerda que es muy importante mantenerte en tu presupuesto máximo.

Si ninguna de las zonas que te puedes permitir son especialmente atractivas para ti, valora la funcionalidad de los pisos que entran dentro de tu presupuesto: ¿Tienen fácil acceso al transporte público? ¿Tienen supermercados y farmacias cerca? ¿Es una zona donde puedes desarrollar actividades importantes para ti como tomar el vermú o ir al gimnasio? Si no tienes hijos, ¿te apetece estar en una calle con o sin colegios aledaños?

¿Dónde busco piso?

Para buscar tu nuevo piso puedes optar por una de estas vías o incluso todas. Una forma tradicional de buscar piso, si tienes tiempo y estás interesado en una zona muy concreta, es pasearte por las calles y llamar a los números de los pisos con cartel de ‘’Se alquila’’. Si bien es un método muy rudimentario y en muchas ocasiones no tan eficaz como otros, ya que no sueles conocer los detalles del inmueble, es posible que ese piso no esté en Internet y, por lo tanto, sea más fácil concretar una visita, al haber menos personas interesadas.

También tienes la opción de acudir a una inmobiliaria, donde un agente te ayudará a encontrar tu piso ideal eso sí, a cambio de una comisión que suele ser de 1 mes completo de alquiler. Por último y más popular, puedes registrarte en los portales webs de pisos para alquiler. Estas webs te permiten filtran con un sinfín de características las viviendas disponibles, por lo que si tienes poco tiempo es un método ideal aunque muchas veces el anunciante no es el propietario sino una inmobiliaria, con lo cual no te salvarás de cosas como pagar la comisión.

Los buenos pisos vuelan

El que no corre, vuela y es que los buenos pisos duran muy poco tiempo en el mercado, así que, si ya has encontrado un piso que guste, no dejes escapar la oportunidad. Llama por teléfono al dueño o a la agencia para acordar una cita, a ser posible ese mismo día. Para la cita, en la medida de lo posible, intenta acudir con buen aspecto: no hace falta que lleves tus mejores galas, pero si trasmitir un poco de formalidad.  Recuerda que el dueño te va a examinar casi como si estuvieras en una entrevista de trabajo.

Igualmente, acude con la visita preparada: piensa en qué preguntas son necesarias para asegurarte de que ese piso es ideal para ti. ¿La calefacción es central? ¿Tiene certificación energética? ¿Cuál es el perfil de tus futuros vecinos? ¿Aceptan a tu mascota? ¿Tendrás los servicios contratados a tu nombre o el dueño servirá de intermediario para pagar los servicios? Ten en cuenta que no sólo se trata de que el dueño te elija como inquilino, sino de que tú puedas vivir en un sitio en óptimas condiciones, con un casero responsable.

La negociación y contrato

 En este punto, en el que ya has anunciado que quieres quedarte el piso, viene la negociación de condiciones. Generalmente, los contratos de arrendamiento tienen una duración de 1 año, prorrogable a 3, y suelen incluir cláusulas como la tenencia de animales, si está permitido la reforma o no, el tipo de pago tanto del arrendamiento como de las facturas… etc. En este momento debes leer muy bien el contrato para analizar si quieres poner o quitar alguna de las cláusulas antes de firmar. Una vez acordadas todas las condiciones del contrato se puede proceder a la firma y entrega de llaves. En ese momento ¡el piso ya es tuyo!

Recuerda que lo normal es que los propietarios tengan un seguro de contenido, pero no de continente; es decir todas los muebles y pertenencias de la casa no estarían asegurados, por ejemplo, en caso de robo o incendio. Si estás interesado en asegurar el contenido de tu nuevo hogar, con los Seguros de Hogar de MAPFRE lo tienes fácil. 



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios