Ser sostenible te ayuda a ahorrar

Publicado por canalHOGAR, 04 Ene 2017

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Alguien va a regular la temperatura de casa con un termostato

Ayudar al planeta mientras reducimos las cifras de nuestras facturas es más fácil de lo que parece. Trucos y pequeños cambios de hábitos pueden ser suficientes para ahorrarnos preocupaciones y apostar por el futuro.

Hace décadas, cuando nos hablaban de la casa del mañana, veíamos electrodomésticos súper automáticos, robots haciendo de amas de casa y todo tipo de soluciones modulares que salían de paredes, suelos y techos para sorprender a sus usuarios mientras chasqueaban los dedos, daban palmas o apretaban un botón.

Hoy en día, la casa del futuro pasa por la inteligencia, gracias a la domótica, pero sobre todo por la sostenibilidad. Y para conseguirla, ¡tranquilos! No hace falta irse a grandes reformas (aunque si te animas a hacer cambios, hazlo bien), sino solo algunas modificaciones en tus hábitos, principalmente.

Aunque así, a bote pronto y sin cambiar nada más que algunos de tus hábitos, hay algunas cosas que puedes hacer para que tu hogar sea más eficiente en todos los sentidos. Aquí te proponemos los más interesantes y fáciles para todos:

 - Desenchufar el cargador del móvil y los aparatos que parece que no consumen por estar en “stand by”. Además de alargar su vida útil, puedes prevenir accidentes por recalentamiento.

- Mantener la calefacción a 20 grados y el aire acondicionado a 25. Cada grado de diferencia supone un 7% extra.

- Limpiar radiadores y aparatos de climatización, por dentro y por fuera, filtros incluidos.

- Reducir el uso del extractor en la cocina: en una hora se lleva todo el aire caliente de la casa.

- Si al ducharte el agua está demasiado caliente, no añadir agua fría. Mejor regular la caldera o el calentador. Adicionalmente, una temperatura estable en la ducha te ayudará a mantener tu calor corporal y prevenir catarros.

- Utilizar la olla a presión y tapar cada cazo o cazuela para evitar que se vaya el calor.

- Apagar la vitrocerámica antes de terminar la cocción para aprovechar el calor residual.

- Planchar primero la ropa gruesa y dejar la fina, o que necesite menos temperatura, para hacerlo con la plancha apagada, solo con el calor residual.

- Descongelar el congelador cuando la capa de hielo supere los 4 mm de espesor puede hacerte ahorrar hasta el 30% y además amplía el espacio disponible en tu frigorífico.

- Vaciar la aspiradora cada vez, en lugar de cuando esté llena, pues cuando eso ocurre necesita más energía para funcionar.

- Cambiar la iluminación por sistemas led y con regulación de intensidad. Algunos expertos de la salud aseguran que esto también ayuda a mantener la salud de tus ojos.

En caso de que necesites obra, arreglo de desperfectos o la compra de algunos electrodomésticos o aparatos nuevos (como la caldera) no te olvides de chequear las subvenciones disponibles para tu Comunidad Autónoma. En cualquier caso, contar con el apoyo de los seguros de hogar de MAPFRE es una garantía de que tu casa siempre estará en condiciones óptimas.




Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios