Derribando mitos sobre el calor azul

Publicado por canalHOGAR, 01 Dic 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Derribando mitos sobre el calor azul

Cada invierno, en muchos hogares, se empiezan a hacer números para intentar no perder confort en casa y, a la vez, no arruinarse en el intento. El calor azul es una alternativa para calentar tu hogar, pero debes conocerlo en profundidad.

Lo esencial es saber qué es el calor azul, ya que así como metáfora no nos dice mucho. La calefacción mediante calor azul tiene como energía necesaria y suministro principal la electricidad, pero además, hay algunos otros detalles que describen esta misteriosa calefacción azul.

   • Los radiadores de calor azul deben estar conectados a la red eléctrica y funcionan igual que lo hace tu secador de pelo o el tostador. Son discretos y elegantes en diseño.

   • Los elementos de calefacción son de metal y en su interior tienen una resistencia. Cuando la electricidad llega, calienta las resistencias que, a su vez, calientan el fluido que contienen.

   • ¿Qué contienen las calefacciones de calor azul? Pues ni más ni menos que aceite, como los radiadores más tradicionales y antiguos.

   • El aceite es cierto que cuando se calienta tarda mucho en enfriarse, pero de la misma forma, le cuesta mucho más tiempo llegar a ese calor máximo.

   • Lo que trasmite el calor a tu casa en el caso del calor azul, en todo caso, no es el aceite, sino el metal conductor del que esté hecho el radiador que elijas. Lo importante en términos de eficiencia es que el metal libere pronto el calor hacia la estancia, no que lo acumule.

Con este funcionamiento, es evidente deducir que el calor azul no es la forma de calefacción doméstica más barata, ni eficiente ni respetable con el medio ambientes. Es similar a la que ofrecen los radiadores de aceite y pierde la batalla de la eficiencia y la economía frente a otros sistemas como las bombas de calor, también eléctricas, o las estufas de pelets, si comparas con otro tipo de fuentes de energía.

La gran ventaja del calor azul es que es rápido de instalar y muy cómodo, ya que no requiere obras ni ningún tipo de preparación, solo es necesario contar con una instalación eléctrica válida y con la suficiente potencia como para suministrar sin problemas a todos los radiadores de calor azul que tengas que poner.

Desde el punto de vista de la instalación se puede confirmar que evidentemente aunque el gasto en radiadores puede ser elevado, en principio, debería ser más barato cómodo y fácil que otras instalaciones como las de gas natural o incluso las de bomba de calor, que requieren una instalación un poco más trabajosa.

Los expertos y las organizaciones de consumidores, no obstante, han hecho cuentas y aseguran que el gasto inicial de instalar otro tipo de calefacción como la de gas natural se amortiza en los seis primeros años de uso, gracias al menor gasto que se hace mensualmente.

 

 

   • Los radiadores de calor azul ofrecen un rendimiento de un 100 por 100, es decir, por cada vatio térmico que genera para calentar tu hogar, gasta un vatio eléctrico que sube a tu factura.

   • La bomba de calor ofrece un rendimiento medio de un 360 por 100. Lo que significa que por cada vatio eléctrico que gasta, libera al ambiente de tu casa algo más de tres vatios y medio térmicos.

Con los números sobre la mesa, no parece que el calor azul sea la opción más eficiente ni respetable con el medio ambiente ni con tu economía. No obstante, es necesario que valores tus necesidades y las características de tu hogar para encontrar tu forma de calefacción perfecta. Igual ocurre con la póliza de seguro que protege tu casa, debe adaptarse a tus necesidades y a las de tu vivienda, las pólizas de Seguro de Hogar MAPFRE ofrecen máxima flexibilidad para plegarse a ti.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios