Cómo pedir una rebaja del alquiler a tu casero

Publicado por canalHOGAR, 12 Sep 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo pedir una rebaja del alquiler a tu casero

Si sabes cómo pedir una rebaja de alquiler a tu casero, es muy probable que logres el objetivo previsto de ahorro o al menos, unas mejores condiciones en tu renta. Los expertos aseguran que es el momento oportuno.

No hay duda de que los alquileres están en un buen momento para lograr precios muy competitivos, sin embargo, es posible que tengas un alquiler de hace tiempo que permanece estable o sube, ha llegado el momento de que sepas cómo pedir una rebaja del alquiler a tu casero y lograrla.

Cuando vives de alquiler el pago de la renta es tu principal gasto, aunque en su momento el tuyo fuera un alquiler muy ajustado a las situación, en poco tiempo, en el último año, el mercado de los alquileres ha evolucionado mucho, cambiando las reglas del juego y equilibrando la balanza hacia rentas más bajas, como tendencia general, por el aumento de la oferta de viviendas en alquiler.

No retrases más el momento y decídete a afrontar una nueva negociación con tu casero para lograr una rebaja del alquiler, aunque ahora te parezca un imposible o te de una pereza enorme iniciar este trámite, la rebaja o mejores condiciones que logres merecerán la pena y no es tan imposible como parece.

   1. Decídete y ponte manos a la obra

Seguro que llevas tiempo pensando que tu alquiler es demasiado alto, pero no te decides, buscas excusas y nunca es el momento. El primer consejo es que dejes de pensar y pases a la acción, tener éxito en la negociación de una bajada de precio del alquiler sólo es posible si enfrentas la situación y la llevas a acabo; es necesario que te decidas y tomes la iniciativa, actuando en consonancia y sin posponer más el tema o perderás una buena oportunidad de ahorrar en tus gastos fijos.

   2. Estudia el mercado

Es seguro que has leído que los alquileres han bajado y es una pauta general, sin embargo siempre hay excepciones; confirma que en la zona en la que tú vives de alquiler se da esta tendencia y que hay una bajada real en las rentas de alquiler en viviendas de iguales características a la tuya. Aprovecha para ver otros pisos con alquileres más bajos que el tuyo, pero muy parecidos, y guarda estos casos y datos para el día de la negociación con tu casero.

   3. Acude a la negociación con datos y razones reales

Este paso se deriva directamente del anterior, es importante que negocies una bajada de tu alquiler basándote por un lado en las condiciones generales del mercado de los alquileres, en las particulares de tu zona o barrio y, además, aproveches para incidir en las condiciones personales de tu expediente como inquilino: cuidado del piso, pago puntual y compromiso de permanencia, son valores que tu casero seguro tendrá en cuenta a la hora de aceptar o no tu propuesta de bajada de renta.

   4. Busca alternativas reales

Las circunstancias de cada alquiler son muy personales, tanto por las dos partes implicadas como por los posibles intermediarios agencias, inmobiliarias, diferentes titulares o dueños del inmueble… por eso, no siempre una negociación en el precio del alquiler es viable o tiene posibilidades; siempre se puede intentar, pero también es recomendable aprovechar este trabajo de documentación de la zona para buscar alternativas reales y cambiar de vivienda alquilada, si no consigues la rebaja necesaria pero sí encuentras alternativas reales en otras viviendas. No pierdes nada y puedes ganar mucho, si te planteas un cambio de vivienda alquilada.

   5. Propón rebajas y formas de ahorro alternativas que podrían ser interesantes para ti

Lo más habitual es pedir al casero que rebaje la renta mensual en un porcentaje o cantidad determinada, pero no es la única forma de mejorar las condiciones de tu alquiler y tu calidad de vida en este inmueble. Hay otras posibilidades, puedes pedir una reforma, por ejemplo, en el sistema de climatización, como la actualización de la calefacción o la inclusión de aire acondicionado; un nuevo electrodoméstico -como una nevera- más efectiva y de mejor clasificación energética, un nuevo seguro para el inmueble más completo y cómodo… Revisa las mejoras viables que tiene el piso donde vives y plantéaselas al casero, si la rebaja de la renta no es viable.

   6. Muéstrate abierto al diálogo y escucha

Deja los nervios a un lado el día de la reunión con tu casero, intenta que el encuentro sea en la casa para poderte sentir cómodo y además, ofrecer ejemplos prácticos y en directo de posibles mejoras, por ejemplo. Expón la situación con la mayor tranquilidad y sin exigencias, no te alargues demasiado y sé claro, pero habla con firmeza y decisión, sé educado y espera que el casero te de sus razones o se tome un tiempo para analizar tus propuestas.

Pedir una rebaja del alquiler a tu casero no es tan difícil como crees; de hecho, parece que ahora es el momento oportuno, lo importante es que prepares tu propuesta y la presentes con claridad. Recuerda que una buena opción es solicitar que tu vivienda en alquiler disfrute de un Seguro de Hogar MAPFRE completo y profesional que te hará tu vida como alquilado mucho más cómoda y tranquila con la coberturas, asistencias y servicios adaptado a tus necesidades.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos