Las 10 conductas más comunes que nos impiden ahorrar

Publicado por canalHOGAR, 05 Jul 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Las 10 conductas más comunes que nos impiden ahorrar

Nunca es el tiempo perfecto para ahorrar, pero es un ejercicio que merece la pena intentar y que con un poco de orden y dedicación puede darte importantes frutos que podrás emplear en lo que quieras.

Muchas veces el problema del ahorrador es que no sabe cómo afrontar un plan de ahorro eficaz y realista y se desanima antes de empezar, pero el ahorro es posible si evitas conductas que te alejan de tu objetivo y te impiden ahorrar. Revisa las actitudes más comunes que suelen hacer fracasar los intentos de ahorro y vuelve a empezar.

   1. No ser previsor

Lo primero que hay que hacer para poder ahorrar es tener claro los gastos que tienes, esos que no puedes evitar. Descontados esos y una partida para imprevistos, ya puedes empezar a ahorrar de una forma racional y organizada. No puedes empezar a ahorrar un día y que al siguiente te acuerdes de que tienes que pagar este mes un impuesto municipal, por ejemplo, que hará que tu partida de ahorro quede a cero.

   2. Comprar por impulso

Este es un consejo que se repite siempre en los planes de ahorro y en todos los tips sobre economía doméstica. Pero la realidad es que una y otra vez, se cae en la compra por impulso y no hay nada más erróneo. Aplica en todos los sectores, desde la ropa hasta la comida, pasando por los productos de limpieza o un ordenador. Las compras por impulso nunca son buenas si el objetivo es ahorrar.

    3. No fijar una meta para el ahorro

Este es un detalle que muchos ahorradores olvidan y que, sin embargo, resulta clave para triunfar en un tu plan de ahorro. Márcate metas a corto, medio y largo plazo; incentiva tu ejercicio de ahorro con pequeñas o grandes recompensas, es muy sencillo y los beneficios se notan. Un ahorrador motivado es un ahorrador que triunfa.

   4. Ahorrar sin un plan

Olvídate de ahorrar si no estás dispuesto a organizar un plan de ahorro por muy sencillo y básico que sea, es la única forma de lograrlo. El ahorro exige de control, conocimiento, un poco de fuerza de voluntad y un punto de motivación. Dependiendo del caso, puede que sólo necesites una pequeña revisión de ingresos y gastos y  buscar un producto para el ahorro adecuado para ti.

    5. Dejarse llevar por las ofertas, los días especiales de compras…

Las compras compulsivas no permiten el ahorro, no te engañes. Los días especiales como el Black Friday o las rebajas u ofertas de temporada están pensados para fomentar el gasto. Eso no significa que no aproveches estas situaciones, pero siempre de una manera racional y estudiada para que el ahorro sea real y de acuerdo a tus necesidades y no a tus impulsos de compra.

   6. Derrochar y tirar

Este es otro de esos consejos que de obvio, se ignora. A lo largo del día, es muy probable que tengas más de una rutina adoptada con la cual derrochas. Revisa. Para un ahorro real es necesario contar con todos los detalles y todo suma. El derroche de energía o de recursos naturales, el desperdicio en la cocina con alimentos o comidas ya cocinadas… El reciclaje, la eficiencia energética, los DIY y las pautas de reutilización más actuales deben estar en tu día a día, si te propones ahorrar.

   7. Desconocer tu capacidad real de ahorro

Quieres ahorrar pero, ¿cuánto y cómo? Es importante ser realista con la capacidad de ahorro de cada persona y familia, es cierto que siempre queda algo por hacer para poder ahorrar un poco más; pero no es menos cierto que el ahorro tiene que basarse en la realidad para ser efectivo y posible. Antes de empezar a ahorrar, necesitas conocer cuál es tu capacidad real de ahorro.

   8. Confiar en tu suerte

El ahorro no es una cuestión de azar, es un trabajo del día a día que exige plan y perseverancia. Puedes buscar fuentes de ingreso extra basadas en juegos de azar, pero eso no es una forma de ahorrar y suele tener más consecuencias de pérdida de ingresos que de ahorro.

   9. Ignorar los planes o instrumentos financieros pensados para el ahorro

Hay muchas formas de ahorrar y merece  la pena que no descartes ninguna de base. Los productos de ahorro que ofertan las entidades bancarias deben valorarse, existe una gran cantidad de alternativas, la flexibilidad y la  personalización suele ser cada día más habitual en estas herramientas de ahorro, pensadas por profesionales para ayudar a los ahorradores a encontrar su producto de ahorro perfecto.

   10. Renunciar a lo esencial

Ahorrar es una buena idea; siempre que sea posible, es necesario que seas realista y racional. Si renuncias a demasiadas cosas esenciales y diarias, finamente será demasiado duro y no lograrás tu objetivo de ahorro. Hay que ser constante, pero también debes dejar espacio para la flexibilidad, si no quieres quedarte en el intento.

Si te apartas de las actitudes que te alejan del ahorro -entre ellas, estas 10- , es muy probable que puedas ahorrar y adquirir rutinas de consumo responsable y ahorro doméstico. Recuerda sopesar siempre los gastos fijos del hogar y ahorrar sólo en lo que realmente sea prescindible. Las pólizas de Seguro de Hogar MAPFRE te ayudan en tu plan de ahorro, ofreciéndote flexibilidad y solo aquellas coberturas que necesitas y rentabilizas en tu día a día, apuesta por un seguro adaptado a tu vivienda y tus prioridades.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos