Errores al usar la lavadora

Publicado por CanalHOGAR, 18 Feb 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Errores al usar la lavadora

Es uno de los electrodomésticos que más hace aumentar la factura de la luz, pero si evitas los principales errores al usar la lavadora, además de ahorrar, logras un lavado mejor y más completo, cuidando al máximo todas tus prendas.

La lavadora es uno de los electrodomésticos más habituales en los hogares y de uso casi diario, sin embargo, es habitual cometer graves errores al usar la lavadora, muchas veces mal aconsejados por las prisas o la costumbre:

No clasificar la ropa

El trabajo de organizar o clasificar la ropa antes de meterla en la lavadora, es bastante tedioso; pero resulta clave a la hora de lograr un lavado eficaz y eficiente, por lo que el esfuerzo merece la pena. Además, evitas los temidos problemas con los colores, por ejemplo. Es importante, por tanto, clasificar por colores o al menos, por tonos, de manera básica: ropa oscura, por un lado y ropa clara, por otro. De esta forma, puedes ajustar y elegir el tipo de programa de lavado más adecuado, en temperatura y tipo de centrifugado y tratamiento. Más allá de los colores, los fabricantes de lavadoras recuerdan que es importante también atender al tamaño y peso de la ropa que se introduce en el tambor de lavado. Lo más eficiente es mezclar prendas grandes y pesadas con pequeñas y ligeras para lograr equilibrio.

Utilizar siempre el mismo programa de lavado

Todo la ropa no es igual y es importante adaptar, tanto la temperatura como el tipo de lavado, a las prendas que vayas a lavar; de lo contrario, además de que puedes dañar la ropa, es muy probable que la limpieza no sea completa, por lo que tendrás que volver a lavar con el consiguiente gasto de luz, agua y detergente -por no hablar de tu tiempo-. Como norma general, recuerda que la ropa de color, especialmente tonos oscuros e intensos, deben lavarse en programas lo más corto posibles y en frío o temperatura inferior a los 40 grados. Para la ropa de tejidos delicados como la lana o la seda, apuesta por programas especiales para este tipo de telas, siempre en frío y en algunos casos, es recomendable evitar incluso el centrifugado.

No conocer las utilidades y funciones de tu lavadora

Si te has comprado una lavadora con todos los avances tecnológicos del momento, pero no te tomas el tiempo necesario para leer el manual de instrucciones e informarte sobre las recomendaciones de uso para una máxima eficiencia y eficacia en el lavado, has tirado tu dinero. Los electrodomésticos actuales además de ser muy eficientes energéticamente, introducen avances y comodidades pensadas para facilitar y mejorar el lavado, cuidando además todo tipo de prendas, pero es necesario saber cuáles son y cómo deben usarse. Las lavadoras son cada vez más intuitivas y sencillas, por lo que no te llevará mucho tiempo entender y controlar todas sus funcionalidades para poderle sacar el máximo partido.

No respetar los límites de carga

La cantidad de ropa que metas dentro del tambor de la lavadora es crucial para lograr un buen funcionamiento de la misma y un lavado perfecto. Tanto llenar la lavadora de más -mala carga por exceso- como dejarla casi vacía -mala carga por defecto- hacen que la lavadora no funcione correctamente, además de que es poco recomendable para el cuidado del propio electrodoméstico. Atiende y sé preciso con la cantidad de carga que soporta tu lavadora. Si la llenas mucho, la lavadora no podrá hacer el ciclo de lavado correctamente y especialmente, el aclarado y el centrifugado serán deficientes. Además, la ropa puede estropearse y la máquina estará haciendo un esfuerzo extra y estarás forzando todas las piezas, acortando su vida útil. Si, por el contrario, dejas la lavadora casi vacía, estarás desperdiciando agua, detergente y electricidad, y el lavado tampoco será el adecuado.

Estos errores al usar la lavadora son bastante comunes, pero con un poco de atención y cambiando tus hábitos, puedes evitarlos. Utilizando tu lavadora de la forma más rentable, notarás la diferencia tanto en tu ropa como en tu factura de la luz y la cesta de la compra, ya que ahorrarás en electricidad y en detergente. Si la rentabilidad y la eficiencia están entre tus prioridades, saca el mayor partido a tu lavadora y elige la póliza de Seguro de Hogar MAPFRE que se ajuste a tus necesidades y las de tu vivienda y disfruta de sus coberturas y servicios.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos