Consejos para tener de nuevo el sofá mullido

Publicado por Víctor Canales, 28 Abr 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo volver a tener el sofá mullido

A medida que pasan los años, el mobiliario del hogar se altera e incluso puede deteriorarse. Las alteraciones que más se manifiestan diariamente son aquellas que sufren los muebles que solemos manipular. Este es el caso de los sofás, pues los usamos a diario para sentarnos o tumbarnos, así que es normal que pierden su firmeza con el tiempo.

LO QUE DEBES SABER...
  • Relleno: el problema por el que un sofá se hunde está en el relleno. Este puede ser de algodón o espuma.
  • Material: para que el sofá recupere su aspecto original, el material del relleno nuevo debe ser el mismo o similar al anterior.
  • Abrir costuras: para los cojines no desenfundables habrá que abrir las costuras. Tras rellenar el cojín, volveremos a coser la abertura o colocaremos una cremallera.

Las partes más acusadas del sofá acaban hundiéndose y pierden su aspecto original, el mueble deja de ser cómodo. Si no vemos como una opción cambiar el sofá entero, podemos seguir los siguientes trucos.

 

El problema es el relleno 

Para tratar el sofá tenemos que saber que el problema se origina en el relleno. Si los cojines de nuestro sofá se pueden desenfundar, lo que podemos hacer es repartir el relleno. Con unos golpes secos bastará para que el relleno vuelva a su lugar original. 

Sin embargo, si este ha sufrido mucho, tendremos que sustituir el relleno por otro nuevo. Recordemos que para conseguir el aspecto original, el relleno debe ser el mismo o similar al anterior. Otra alternativa sería rellenar la funda de un cojín estándar y económico. Al acabar, tendríamos que introducir el cojín en la funda del sofá que necesite el arreglo. 

Rellenar sofás menos accesibles 

Si el acceso a estas partes es más complicado, por ejemplo, en el caso de cojines no desenfundables, no nos quedará más remedio que abrir alguna de las costuras. El proceso es el mismo que con los cojines desenfundables. Sin embargo, al acabar deberemos volver a coser la abertura o, para facilitarnos el trabajo en futuras ocasiones, podríamos colocar una cremallera

Acceder a los brazos de la mayoría de los sofás no es una tarea fácil, sobre todo si sus piezas no se pueden separar mediante cremalleras o velcros. Para ello, tendremos que darle la vuelta al sofá y visualizar su base. Las cubiertas de los sofás suelen estar grapadas en la base, por lo que deberemos retirar la tela y así rellenar estas zonas. Para los lugares difíciles, podemos ayudarnos de un palo de escoba. Al finalizar, volveremos a unir la tela con grapas o de la forma que más nos convenga.

 

Si te han parecido interesantes estos consejos de hogar, nuestro boletín de canalHOGAR te da muchos más. ¡Suscríbete ahora!



Comentarios (1)

pedromuoz comento el 28/04/2015 a las 14:08

He de reconocer que tengo que renovar los sofás de mi casa así que tomo nota de los consejos y este fin de semana me pongo manos a la obra

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos