Tipos de alcachofas para la ducha

Publicado por Covadonga Carrasco, 02 Oct 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Alcachofas para la ducha

Una de las principales preocupaciones que tenemos en casa es el ahorro, no solo el económico, que es muy importante, sino también el ahorro en recursos naturales, como es el caso del agua. Para ello, es necesario encontrar trucos y aparatos que nos ayuden a disminuir el consumo de agua sin tener que reducir las comodidades en nuestra higiene diaria. Hoy queremos hablaros sobre los diferentes tipos de alcachofas para la ducha que existen en el mercado.

LO QUE DEBES SABER...
  • Ahorro: podemos conseguir un ahorro de hasta el 79 % si elegimos bien el tipo de alcachofa de ducha y si además colocamos reductores de caudal.
  • Difusores: la tendencia es colocar en la ducha alcachofas o difusores cuanto más grandes mejor.
  • Chorros: hay cabezales modernos que nos permiten disfrutar de una ducha en forma de chorro, de cascada o de lluvia.

Hay una gran variedad de lo que denominamos alcachofas para la ducha. Las hay de muchos tamaños y formas, desde las redondas clásicas a las cuadradas, generalmente, de mayor tamaño.

 

El agua es un recurso limitado

Pero, además, también existen alcachofas con agujeritos fijos, que son las tradicionales, y otras que nos permiten elegir la fuerza y la cantidad de agua de la que queremos disfrutar durante una relajante ducha.

Aunque, por norma general, no solemos prestar demasiada atención a la alcachofa de la ducha, en realidad es un elemento muy importante a la hora de ahorrar. Y es que de media solemos consumir alrededor de 150 litros de agua por persona al día, olvidando que este es un recurso limitado.

 

Los difusores más modernos

Actualmente, son tendencia las alcachofas de ducha o difusores de gran tamaño, ya sean cuadrados, redondos o triangulares. Estas duchas hacen que disfrutemos de un baño relajante, revitalizante y con multitud de sensaciones. 

Hay modelos que incorporan chorros con diferentes presiones para relajar o activar algunos músculos del cuerpo. El grifo se puede dirigir directamente a una zona concreta para calmar dolores o tensiones, e incluso para estimular la circulación sanguínea. 

Además, los diferentes cabezales nos permiten elegir una ducha en forma de cascada, de chorro o con efecto lluvia. Los difusores más grandes consiguen envolver todo el cuerpo con el agua sin necesidad de colocarlos en una u otra posición.

También podemos incorporar reductores de caudal en el grifo de la ducha para conseguir un mayor ahorro de agua. Estos aparatos son muy sencillos de instalar y logran reducir el agua que sale por el grifo de múltiples maneras: introduciendo aire en el chorro del agua, estrechando el caño, etc.

La gran ventaja es que no perderemos calidad en nuestros baños y a la vez ayudaremos a cuidar el medio ambiente mientras ahorramos en nuestra factura del agua.



Comentarios (1)

pedromuoz720 comento el 02/10/2014 a las 13:45

Voy a hacer obra en el baño y quiero colocar una ducha moderna, así que ya sé qué modelos puedo encontrar. Pensaré cuál me gusta más!

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos