Biofiltros para piscinas naturales

Publicado por Covadonga Carrasco, 02 Sep 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cuida tu piscina natural con biofiltros

Una piscina limpia resulta imprescindible para disfrutar del verano, mucho más si se trata de una piscina natural. Sin embargo, el mantenimiento se nos hace algo tedioso en la mayoría de las ocasiones. Pero como para todo hay soluciones, esta vez no iba a ser menos. Una maravillosa alternativa son los biofiltros para piscinas naturales.

LO QUE DEBES SABER...
  • Mantenimiento: el mantenimiento de las piscinas que cuentan con biofiltros es mucho menor, solo tendremos que estar pendientes de ellas cada cierto tiempo sin que se convierta en un suplicio.
  • Natural: evitaremos el uso de productos químicos porque llevaremos a cabo la reproducción de la biología acuática pero a menor escala.
  • Ahorro: tampoco necesitaremos cambiar el agua, solo reponerla cuando se produzca la evaporación.

Los biofiltros funcionan en las piscinas con agua depurada mediante este particular sistema que se lleva a cabo con una acción conjunta de gravas y plantas acuáticas. De esta manera, lo que se consigue es que mantengamos limpia y transparente el agua de nuestra piscina natural.

 

Una limpieza completamente natural

Estas piscinas con biofiltros se dividen en dos zonas: una de nado y otra de filtración biológica que puede estar separada como si fuera un estanque o anexa al vaso.

A la hora de elegir las plantas que incluiremos en este tipo de piscina, podemos seleccionar plantas ornamentales que se integren a la perfección en el paisaje o incluso plantas aromáticas.

En la zona de plantas se fabrica una especie de jardín acuático que se encargará de depurar el agua como sucede en la naturaleza. En realidad el procedimiento es sencillo, ya que lo que se consigue es reproducir a una menor escala la biología acuática. Para ello, se utiliza un equipo que hace circular el agua con skimmers y bombas, haciendo que el líquido pase por las gravas que se encargan de retener las impurezas, al mismo tiempo que se convierten en el soporte de las plantas.

De esta manera, no hará falta usar productos químicos, cloro o cualquier otro elemento habitual en las piscinas domésticas.

 

Mantenimiento mínimo

Al tratarse de un sistema natural, el pH se autorregula de manera que podemos lograr un agua similar a la de los arroyos o los lagos naturales.

Tampoco es necesario estar cambiando el agua de forma continua, solo hay que ir reponiéndola según se va perdiendo por los procesos de evaporación, lo que además hace que ahorremos agua.

Para mantener el agua en perfecto estado, solo tendremos que usar un limpiafondos, como en cualquier otra piscina. También echaremos en el agua sustancias nutritivas que eviten la aparición de algas y retiraremos las hojas y el humus que vayan apareciendo después del otoño. Habrá que limpiar bien el fondo una vez al año y de vez en cuando los excesos de biofilm de las paredes.

Nuestra piscina estará perfecta sin necesidad de más cuidados y podremos disfrutar de este rincón natural como siempre habíamos soñado.

 

¿Te ha gustado este artículo? No te pierdas nuestros boletines. ¡Apúntate!



Comentarios (1)

juantoni70 comento el 02/09/2014 a las 14:16

No había oído hablar de las piscinas naturales para casa, me parecen estupendas. Lástima que no cuente con un jardín para poner una.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos