Depósitos de agua caliente, otra opción para calentar el hogar

Publicado por Virginia González, 22 Nov 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Depósitos de agua

Hay gran cantidad de formas de poder ahorrar, en especial recursos como el agua y la energía. La solución que os plateamos en esta ocasión es hacerlo mediante los depósitos de agua.

LO QUE DEBES SABER...
  • Uso: se utiliza especialmente en hogares alejados de las ciudades, a donde la electricidad y el gas no llegan.
  • Funcionamiento: mediante un calentador eléctrico o placas solares.
  • Capacidad: hasta 200 o 300 litros y una temperatura máxima de 90ºC.

 

Ya os explicábamos cómo ahorrar en calefacción, cómo no malgastar energía eléctrica o cómo usar productos naturales en la limpieza. Hay muchas soluciones para ahorrar tanto en el bolsillo, como en cuestión de recursos naturales. Si vosotros también queréis ahorrar agua, apuntaos a los depósitos de agua.

 

¿Qué son?

Los depósitos de agua ofrecen la posibilidad de calentar el agua de forma fácil y rápida.

Su uso doméstico suele restringirse a hogares alejados de la “civilización”, es decir, a zonas donde es complicado que lleguen los recursos de gas o electricidad. Aquí los depósitos suponen casi la única alternativa posible.

Estos depósitos suelen venir ya integrados en un calentador eléctrico o con las nuevas instalaciones de placas solares

La decisión de instalar este tipo de depósitos vendrá determinada por la cantidad de agua caliente que consumís, si la usáis a menudo porque sois muchos miembros en la unidad familiar o porque vivís en zonas frías; su instalación es altamente recomendable.

¿Cómo funcionan?

Los depósitos son instrumentos en los que podéis conservar agua ya caliente de tipo sanitario (es decir, para uso humano como beber o ducharse), mediante el calor producido por los paneles solares o por calentadores eléctricos, en un periodo que suele durar unos 4 días (por esta razón su consumo no debe alargarse demasiado en el tiempo).

Para elegir el más adecuado, tened en cuenta que debe tener la necesidad calórica que vuestro hogar requiere, debe tener un precio razonable a vuestras posibilidades y debe sobre todo ajustarse al tamaño del lugar donde queréis colocarlo.

Por regla general, en estos depósitos caben entre 200 y 300 litros. Y pueden llegar a unas temperaturas de hasta 90°C.

Es importante pensar si el gasto de instalación de las placas solares y del propio depósito os compensa, ya que hay algunos depósitos que gastan más que un calentador normal. Lo mejor para que lo podáis aprovechar al máximo es que además instaléis sistemas de recogida de agua de lluvia, para que podáis usarla para la higiene.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos