Cambiar las ventanas: tipos

Publicado por Virginia, 14 Jun 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cambiar las ventanas

¿Os habéis comprado un piso de segunda mano? ¿Se os ha roto un cristal o la ventana entera? En ambos casos es momento de cambiar las ventanas pero, ¿sabéis qué nuevas poner?

LO QUE DEBES SABER...
  • Ventanas: deben sellar bien para no perder energía.
  • Cristal doble: para aislar y conservar mejor la temperatura.
  • Tipos: correderas, practicables y de guillotina.

 

Ya sea por un motivo o por otro, la necesidad de cambiar las ventanas de nuestra casa llega antes o después. Y es una necesidad básica especialmente en invierno, pues si las ventanas están en mal estado, estaremos derrochando una gran cantidad de energía. El verano es por tanto una buena época para hacer el cambio y prevenir para los meses más fríos.

 

Lo que debemos tener en cuenta

El objetivo principal al cambiar unas ventanas siempre ha de ser el aislamiento térmico de una casa. Las ventanas son las principales responsables del mantenimiento del calor o frío en la casa y si tenéis ventanas en mal estado, esto puede hacer que el coste de energía sea muy elevado.

Para cambiarlas, lo mejor es que preparéis un documento con toda la información necesaria para saber primero a cuánto ascenderá el precio de la reforma. En él deberéis contar:

- Cuantas ventanas se han de cambiar.

- Las medidas correspondientes de cada una.

- Tipos de apertura.

- Procurad que el cristal sea de doble protección, esto hará que la casa esté mejor aislada en cuanto a sonidos y temperatura.

- Los precios de las mismas.

Qué ventana pongo

En la actualidad tenéis gran cantidad de opciones, los límites los ponéis vosotros.  

Una de las opciones más usadas, especialmente si necesitáis ahorrar en espacio, son las ventanas correderas. Al igual que con las puertas, al abrirse de lado a lado hace que no tengáis que dejar un espacio para poder abrir la ventana y os permite usar la sala para otras cosas. Lo único que necesitan este tipo de ventanas es que se engrasen de vez en cuando para que no cueste correrlas y que tengáis cuidado al cerrarlas. En algunas de estas ventanas si no se tiene cuidado podéis acabar rompiendo el enganche.

Las ventanas practicables, que son, por así decirlo, las “de toda la vida”. Se abren con un manillar hacia dentro y permiten una mayor abertura (los dos lados se pueden abrir sin problemas), aunque consumen mucho espacio y también tienen riesgo de atascarse.  

Otras de las que podrás encontrar muy parecidas a las correderas son las ventanas de guillotina. Se divide en dos pequeñas ventanas, una en la parte superior y la otra en la inferior. La que está abajo se desliza verticalmente y se sujeta arriba con unos anclajes. 



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos