Niños con miedo a la oscuridad, cómo solucionarlo

Publicado por Covadonga Carrasco, 12 Feb 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo solucionar el miedo de los niños a la oscuridad

Muchos niños sufren a la hora de irse a dormir, generalmente es porque son niños con miedo a la oscuridad, algo muy común si su edad está comprendida en el período que va de los 18 meses a los 4 años.

LO QUE DEBES SABER...
  • Luz: es importante que no encendamos la luz para no acrecentar la idea de que la luz es buena y la oscuridad es mala.
  • Juegos: si jugamos durante el día a cosas divertidas en armarios y otros lugares que les dan miedo cuando están a oscuras, fomentará las emociones positivas.
  • Rutinas: es importante crear rutinas que les relajen para que duerman tranquilos y no tengan miedo a la oscuridad.

Este problema es bastante común, aproximadamente uno de cada tres niños lo padecen, pero eso no quiere decir que debamos esperar a que se les pase. Ayudarles a vencer el miedo es sencillo, para que cuando llegue el momento de dormir, este se convierta en una rutina placentera y no en un momento de estrés para el pequeño.

 

Encender la luz no es una opción

Una de las formas con la que intentamos solucionar este miedo infantil es dejando alguna luz encendida, sin embargo, esto es un error, lo único que conseguiremos es reafirmar su sensación de que la oscuridad es mala y que la luz acaba con el miedo.

Este miedo está localizado en la mayoría de los casos. Los niños temen que en la oscuridad aparezca algún monstruo de dentro del armario, debajo de la cama o tras las puertas, así que una buena forma de acabar con él es establecer juegos durante el día relacionados con esas zonas, para que puedan asociarlo a emociones positivas.

Rutinas agradables antes de dormir

No se trata de forzarle a estar a oscuras, ni regañarlo o castigarlo, precisamente, dejándole en una habitación a oscuras cuando haga algo mal. Lo que debemos hacer es usar mecanismos que lo premien cuando haga las cosas bien y poco a poco le hagan lograr la valentía suficiente para enfrentarse a esos miedos.

Establecer rutinas similares a diario generará también confianza en el pequeño. Darle un baño, un vasito de leche o un biberón y leerle un cuento antes de ir a dormir, lo relajará y hará que descanse mucho más relajado sin la posible aparición de temores.

Como en diferentes procesos del desarrollo del niño, lo que tenemos que intentar es fomentar la confianza en sí mismo y dejar que crezca sin miedos.

 

Si quieres recibir consejos como estos y otros muchos más, el boletín de canalHOGAR es para ti. ¿A qué esperas para suscribirte?



Comentarios (1)

pedromuoz720 comento el 12/02/2015 a las 11:58

A mi sobrino pequeño no le gusta la oscuridad a la hora de dormir. Normalmente es un miedo que con el tiempo se suele pasar.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos