Cómo hacer unas orejeras para el invierno

Publicado por Covadonga Carrasco, 02 Dic 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Crea tus propias orejeras para pasar el invierno

Cuando llega el frío resulta imposible salir a la calle si no es completamente cubiertos con bufandas y gorros. Sin embargo, en ocasiones se nos olvida que las orejas es la parte de la cabeza que más sufre con el frío, por eso hoy queremos enseñarte a hacer tus propias orejeras para el invierno.

LO QUE DEBES SABER...
  • Tapas: con un par de tapas de paté conseguiremos la base perfecta para crear nuestras orejeras.
  • Tela: elegiremos una tela con la que forrar las diademas a nuestro gusto. Además, rellenaremos las orejeras con guata.
  • Económico: podemos usar elementos que tengamos en casa o comprarlos por muy poco dinero.

 

Aunque existen múltiples modelos de orejeras en el mercado, no siempre son de nuestro gusto o no combinan bien con el resto de accesorios que nos ponemos para combatir el frío. Por eso, lo mejor es comenzar a elaborar nuestras propias orejeras de manera muy sencilla y económica.

 

Diademas antiguas, perfectas para las orejeras

Los elementos que necesitaremos son los siguientes: una diadema, restos de piel sintética, aguja, hilo y pegamento, además de un par de tapas de paté (las clásicas tapas negras de plástico).

Podemos usar diademas que tengamos viejas y forrarlas de piel o de tela que nos guste, o comprarnos una nueva.

Lo primero que tendremos que hacer será forrar la diadema, si queremos cambiar su aspecto, para a continuación hacer dos aberturas en las tapas del paté y meter la diadema entre ambas pegando la diadema a las tapas.

Guata para calentar y hacer más confortables nuestras orejeras

Cortaremos cuatro círculos de la piel sintética de un tamaño superior a las tapas, de forma que se cubra tanto el interior como el exterior de ellas.

Pasaremos primero un hilván con hilo a lo largo de todo el contorno de los círculos (del revés para que luego las costuras queden por dentro) y meteremos las tapas en su interior. Los rellenaremos de guata para que estén blanditos y además abriguen. Terminaremos de coser los círculos para que no se salga el relleno y los fijaremos bien a cada extremo de la diadema.

Nuestras orejeras estarán listas para protegernos del frío cuando salgamos a la calle, a nuestro gusto y con un diseño diferente.

En poco tiempo hemos conseguido un accesorio divertido y original que nos servirá para sentirnos mucho más calentitos este invierno. Para que las orejeras combinen con nuestras bufandas o gorros, podemos elegir las mismas telas y crear un conjunto de lo más “chic”.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos