Consejos para volver a la rutina de la mejor forma posible

Publicado por Cristina Yáñez, 09 Sep 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Evitar la depresión posvacacional

La vuelta a la rutina siempre se hace dura y más cuando hemos disfrutado de unas relajantes vacaciones. Muchas personas sufren el llamado estrés posvacacional, del que hoy nos habla María Luisa Muñoz Ferreiro, psicóloga colegiada 15.202 y Directora y Coordinadora de "Psicología  en Madrid", para entender un poco más este síndrome y aprender a disminuir sus efectos.

LO QUE DEBES SABER...
  • Síntomas del estrés posvacacional: la vuelta a la rutina puede ocasionarnos tristeza, irritabilidad, dolores de cabeza e incluso insomnio.
  • Reducir los efectos: debemos llevar a cabo una readaptación lenta pero constante, realizando actividades de ocio que puedan ayudarnos en esta situación.
  • Duración de las vacaciones: lo recomendable, para no sufrir depresión posvacacional, es repartir las vacaciones en pequeños periodos a lo largo del año.

 

1. El retorno de las vacaciones y la vuelta a la rutina no siempre resultan fáciles y pueden ocasionar problemas de estrés o ansiedad en función de cómo se afronten. En esta época se habla mucho en los medios de comunicación del estrés posvacacional, ¿existe realmente este síndrome?

Lo que últimamente viene denominándose estrés posvacacional, es lo que nos sucede cuando a la vuelta de las vacaciones, y ante la reincorporación a nuestro  trabajo, volvemos a la rutina y percibimos la situación como una amenaza para nuestro bienestar físico y emocional, a la vez que dudamos si tendremos recursos suficientes para afrontarla exitosamente.

 

2. ¿Cuáles son los efectos más frecuentes que experimentan los trabajadores tras la vuelta al trabajo?

El estrés posvacacional puede incidir negativamente en el rendimiento laboral y ocasionarnos síntomas de tristeza, apatía, irritabilidad, desilusión, añoranza de “tiempos pasados”, dolor de cabeza, trastornos gástricos, insomnio, pesadillas, tensión muscular o cansancio, etc.

No obstante, este tipo de estrés es puntual, puesto que se refiere a un periodo relativamente corto de tiempo, a lo largo del cual habitualmente se producirá una readaptación, y una vez lograda no resultará excesivamente perjudicial para la salud.

3. Las situaciones de estrés pueden afectar al organismo de manera negativa, ¿cómo influye el retorno al trabajo en el rendimiento laboral?

Esta reacción puede ser diferente según el modo y los pensamientos que en cada uno evoque la reincorporación a su actividad laboral. Para las personas que aman y disfrutan con su trabajo, la situación será gratificante y la afrontarán de manera positiva, de tal modo que no dará lugar a que sufran estrés posvacacional y por lo tanto no habrá consecuencias perjudiciales en su rendimiento laboral ni en su salud.

Sin embargo, si el estrés se mantiene durante mucho tiempo, puede dar lugar a un agotamiento psicológico y fisiológico, que nos puede ocasionar problemas graves como hipertensión, trastornos cardiovasculares, arritmias y aumento del colesterol y de la glucosa en sangre, entre otros síntomas, con graves repercusiones en nuestro rendimiento laboral, nuestro bienestar y nuestra salud.

4. Hasta hace unos años lo normal era disfrutar de un mes seguido de vacaciones, sin embargo últimamente la tendencia es disponer de pequeños períodos repartidos a lo largo del año. ¿Influye esto en la adaptación de los trabajadores a su vuelta?

Para reducir y disminuir los efectos negativos del estrés posvacacional, es recomendable organizar nuestras vacaciones de manera que podamos disponer de pequeños periodos de tiempo repartidos a lo largo del año, ya que esto nos proporcionará la sensación y certeza de que nuestras vacaciones no se han terminado drástica y definitivamente.

Otro aspecto que hará que el impacto de la reincorporación a la actividad laboral sea menor, será anticipar el regreso el mínimo pero el suficiente tiempo posible, para organizarnos e ir tomando paulatinamente “contacto con la realidad”.

5. ¿Cómo se puede evitar que aparezcan estos efectos posvacacionales o reducirlos en la medida de lo posible?

Aunque evidentemente no podemos mantener las mismas actividades de ocio que teníamos durante nuestras vacaciones, para evitar que el estrés posvacacional se prolongue en el tiempo, podemos realizar algunas actividades gratificantes, retomar y/o programar otras que, aunque diferentes, puedan resultarnos placenteras.

Si nos lo proponemos y tenemos la firme voluntad de llevarlo a cabo, podemos reorganizarnos para dedicar algo más de tiempo a nosotros mismos e incorporar pequeñas actividades que nos resulten atractivas y que contribuyan a hacer más gratificante nuestra actividad diaria. Realizar ejercicio físico, dedicar tiempo a nuestras aficiones, frecuentar más a nuestros amigos, aprender a relajarnos, escuchar música, leer, estar más en contacto con la naturaleza, etc.

En definitiva, dedicar más tiempo a nosotros mismos y a lo que nos gusta, será de gran ayuda para reducir los efectos negativos del estrés posvacacional.

6. Muchas situaciones de ansiedad pueden ser el origen de problemas de salud más graves. En el caso de sufrir una situación de estrés por el retorno de las vacaciones, ¿cómo se puede tratar para que este estado no se prolongue en el tiempo?

Las vacaciones son también momentos para reflexionar acerca de lo que nos gusta y lo que nos desagrada de nuestra vida, de aquello que nos gustaría modificar, de proyectos que nos gustaría realizar y no hemos llevado a cabo, porque nos hemos dejado llevar por la rutina o por el cansancio.

A la vuelta de las vacaciones, planificar y llevar a cabo nuevos proyectos relacionados con nuestras ilusiones o con aquellas cosas que nos gustaría conseguir, puede contribuir a que afrontemos el estrés posvacacional de manera más adecuada. Si además nos marcamos plazos para cumplir objetivos más pequeños, encaminados a conseguir aquello que nos hemos propuesto, y comprobamos que los vamos alcanzando, conseguiremos un estímulo que nos ayudará a mantenernos con mayor ilusión y motivación.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos