Cuida tus corbatas

Publicado por Cristina Yáñez, 11 Sep 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Lavar las corbatas

Las corbatas son, por lo general, bastante delicadas en su cuidado, sobre todo si están hechas de seda. Estos complementos para la ropa necesitan un mantenimiento especial, para que puedan durar mucho tiempo.

LO QUE DEBES SABER...
  • Sujeción: para evitar manchas inoportunas, lo mejor es sujetar la corbata a la camisa con alfileres.
  • Manchas: hay que actuar de inmediato para eliminarlas o si no será muy difícil dejar la corbata limpia.
  • Material: dependiendo del tipo de tela de la corbata, habrá que tener en cuenta diferentes cuidados.

 

Para mantener las corbatas en perfecto estado, lo ideal es evitar que se manchen, pero ya sabemos que esto es casi imposible. Por ello, os vamos a dar una serie de consejos para cuidar las corbatas lo mejor posible.

 

Colocar bien la corbata

A veces, aparecen manchas en las corbatas que podemos evitar si las colocamos correctamente sobre la camisa. Existen alfileres especiales que sujetan la corbata, consiguiendo que esta no se mueva de su sitio. De esta manera, evitaremos manchar la prenda con los platos de comida y las tazas de café, por ejemplo.

Lo malo es que estos alfileres, tras muchos usos, acaban agujereando la corbata. Por eso es importante colocarlos de manera que estropeen lo menos posible la tela, es decir, por debajo de la propia corbata, a ser posible donde esté la etiqueta.

Lavar las corbatas y quitar manchas

Cuando manchamos una corbata, debemos actuar de inmediato o de lo contrario será muy difícil eliminar la suciedad después. Lo primero es mojar la mancha con agua fría para que no llegue a penetrar en la tela.

En el caso de que sea una mancha de aceite, el agua fría no funcionará. Lo ideal es echar polvos de talco y después llevar la corbata a la tintorería especializada.

Lo que nunca debemos hacer es lavar las corbatas en la lavadora, ya que terminarán por deformarse y tendremos que tirarlas.

También es importante plancharlas siempre con vapor y nunca de otra manera.

Dependiendo del tipo de tela con el que estén fabricadas, habrá que cuidarlas de una manera u otra. Si tenemos corbatas de seda, debemos saber que no pueden lavarse con agua caliente, solo admiten limpieza y planchado en seco. Para las corbatas de algodón tampoco es recomendable el  agua caliente, pues pueden encoger. Además, si están teñidas, hay que tener cuidado de lavarlas por separado para que no manchen otras prendas.

Los materiales más resistentes son sin duda las fibras sintéticas, como el poliéster o el nailon. Estas corbatas casi no se arrugan y los colores no destiñen. Hay que lavarlas con agua tibia y plancharlas con vapor.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos