Tipos de tostadoras de pan

Publicado por Cristina Yáñez, 04 Jun 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Diferentes variedades de tostadoras para el pan

En la mayoría de los hogares españoles a la hora de desayunar se comen las tradicionales tostadas, ya sean untadas en mantequilla y mermelada o solas. Pero para conseguir hacer nuestro propio pan tostado necesitaremos una tostadora adecuada. Por ello, os vamos a mostrar los diferentes tipos que existen y algunas recomendaciones para que el pan quede totalmente a nuestro gusto, ya sea poco hecho, en su punto o incluso muy tostado.

LO QUE DEBES SABER...
  • Abiertas: son las tostadoras tradicionales que debemos situar sobre una placa de cocina para que se haga el pan.
  • Cerradas: las más extendidas y modernas. En ellas podemos regular la potencia para que el pan se haga a nuestro gusto.
  • Seguridad: las cerradas son mucho más seguras ya que no debemos situarlas sobre ningún tipo de fuego.

 

Las más habituales y extendidas actualmente son las tostadoras eléctricas que debemos conectar a la luz.

 

Tostadoras tradicionales

Si hablamos de tipos de tostadoras, lo más normal es dividirlas en dos grandes grupos dependiendo del método empleado para tostar el pan.

Por un lado tenemos las denominadas tostadoras abiertas, que son las más tradicionales y las que se han usado durante toda la vida. Es probable que en casa de vuestros abuelos os hayáis encontrado con este tipo de utensilio. Es una especie de sartén plana o rejilla sobre la que se coloca el pan, que tendremos que situar sobre el fuego o la lumbre, estando atentos para darle la vuelta a nuestra rebanada de pan y evitar así que se queme.

Tostadoras modernas 

Por otro lado, existen las tostadoras cerradas, que son aquellas que la inmensa mayoría de las personas tienen en su casa. Se trata de un aparato con ranuras en el que introduciremos el pan y esperaremos un tiempo prudencial hasta que la tostada se haga y podamos recogerla de la ranura. La gran ventaja de este tipo de tostadoras frente a las tradicionales es que podemos regular la intensidad y el tiempo empleado para tostar el pan, de modo que se pueden hacer tostadas al gusto de cada uno de una manera mucho más fácil y sin tener que estar pendiente del fuego como en el caso anterior.

Otra de las ventajas de las tostadoras cerradas es que suelen incluir un cajón extraíble en el que se irán depositando las migas de pan, por lo que se puede limpiar de manera fácil y sencilla.

Por tanto, lo más recomendado es utilizar las tostadoras cerradas, aunque bien es cierto que el sabor que aportan las tradicionales es único e inigualable.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos